Para el intermediario, sigue a la alza el mercado de videovigilancia

El área se ha convertido en una solución accesible para el usuario final, hecho que obliga a la cadena de distribución a ofrecer más valores alrededor de ésta.

Durante los últimos años, este segmento ha crecido de manera exponencial, y no sólo por la situación en materia de seguridad que atraviesa el país, sino gracias a otras aplicaciones a las que se le ha dado uso.

Mucho de esto se deriva del software con el que los fabricantes acompañan las soluciones, sobre todo en las cámaras, con el cual el monitoreo, análisis, la interpretación de las imágenes y su utilización han dado un giro al segmento.

A decir de Manuel Guerra, director comercial de Luguer, en el mediano plazo se va a incrementar la demanda de productos de alta calidad y de alto desempeño, las empresas y dependencias van a planear y a diseñar desde etapas tempranas sus proyectos de videovigilancia.
Desde el mayoreo, se puede percibir cómo se abre más este mercado, con más empresas, fabricantes o canales, que se dedican a este giro, lo que aumenta en la expectativa de negocio.

“Cada día hay nuevos edificios corporativos, plazas comerciales y además con la inseguridad ahora se vuelve una necesidad”, mencionó Alfonso López, líder de marca de Samsung en CDC.

Ahora en los hogares, la gente tiene acceso a sus imágenes desde teléfonos inteligentes o tabletas por lo que el monitoreo se ha ubicado en algo tangible para todos los bolsillos y esto ha sido un punto exponencial.
A su parecer, José Ramón Fernández, director de Ventas en Intcomex observa una segmentación en dos grandes vertientes:

El primero se refiere a la infraestructura tipo Ciudad Segura que incluye grandes soluciones de monitoreo, control de masas, manejo de crisis, centros de control, reconocimiento de biométricos, etcétera.
Son grandes inversiones a nivel corporativo o institucional como aeropuertos, plazas públicas, plantas, corporativos, entre otros.

El segundo mercado es a nivel PyME/residencial que son soluciones de pocas cámaras, un dispositivo de grabación y monitoreo, adecuados para un edificio residencial u oficinas.
“Ambos mercados tienen gran ímpetu en este momento y están saliendo numerosas soluciones para atenderlos”, comentó el entrevistado.

Con el crecimiento acelerado en la adopción de estas propuestas, los fabricantes ven a México como una oportunidad de desarrollo importante por lo que, la mayor parte de los canales de TI quieren entrar a este mercado por la rentabilidad que hay, abordando el CCTV análogo y/o el IP, mismo que en la actualidad están teniendo un desarrollo muy similar.

“La diferencia entre este par de tecnologías radica en la resolución y el precio principalmente; el IP es un 35% más caro en comparación con el tradicional”, señaló Martín Calamante, gerente de producto del área de CCTV en Portenntum.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap