viernes, septiembre 21

Anuncia Vertiv tendencias en centros de datos para 2018

0
Compartir nota

  1. Surgimiento del centro de datos de 4ª generación: no importa si se trata de gabinetes de TI tradicionales o de microcentros de datos de 140 metros cuadrados, las organizaciones dependen cada vez más de la computación en el extremo de la red. Dicho centros de datos integra de forma holística y armoniosa computación básica y en el extremo de la red, lo cual eleva estas nuevas arquitecturas a una categoría más allá de simples redes distribuidas.

Esto está ocurriendo con arquitecturas innovadoras que ofrecen una capacidad cercana al tiempo real en módulos escalables y económicos que aprovechan soluciones optimizadas de gerenciamiento térmico, fuentes de alimentación de alta densidad, baterías de iones de litio y unidades de distribución de energía avanzadas. Las tecnologías de gestión y monitoreo se suman a todo esto, y permiten que cientos o incluso miles de nodos de TI operen en conjunto para reducir la latencia y los costos iniciales, aumentar las tasas de utilización, eliminar la complejidad y permitir que las organizaciones añadan capacidad de TI conectada en red cuándo y dónde la necesiten.

  1. Los proveedores de servicios en la nube se pasan a la coubicación: la adopción de la nube se está produciendo con tal rapidez que en muchos casos los proveedores de este tipo de servicios se ven incapaces de satisfacer las demandas de capacidad. Antes de construir nuevos centros de datos, acudirán a las coubicaciones para satisfacer sus demandas de capacidad. Al centrarse en el desempeño y la escalabilidad, la coubicación puede satisfacer la demanda con mayor rapidez al mismo tiempo que impulsa la reducción en los costos. La proliferación de las coubicaciones también permite a los proveedores de servicios en la nube elegir socios en lugares que se ajustan a la demanda del usuario final, donde pueden operar como instalaciones en el extremo de la red. La coubicación responde al ofrecer secciones de sus centros de datos para servicios en la nube o al construir instalaciones completas para ajustarse a las necesidades.
  2. Reconfiguración de la clase media de los centros de datos: las mayores áreas de crecimiento en el mercado de centros de datos están en las instalaciones a hiperescala (por lo general proveedores de coubicaciones o de servicios en la nube) y en el extremo de la red. Con el crecimiento de los recursos en las coubicaciones y en la nube, los operadores de centros de datos tradicionales tienen ahora la oportunidad de reimaginar y reconfigurar sus instalaciones críticas para las operaciones locales. Las organizaciones con varios centros de datos seguirán consolidando sus recursos internos de TI, y probablemente pasarán lo que puedan a la nube o a centros en coubicaciones. También reducirán el tamaño de sus instalaciones y aprovecharán las configuraciones de rápida implementación y escalabilidad. Estas nuevas instalaciones serán más pequeñas, pero más eficientes y seguras, con alta disponibilidad, coherentes con la naturaleza crítica que estas organizaciones buscan proteger.

En partes del mundo donde la adopción de la nube y de las coubicaciones es más lenta, se espera que las arquitecturas de nube híbrida constituyan el siguiente paso, al unir recursos de TI de su propiedad más protegidos con una nube pública o privada para reducir costos y gestionar los riesgos.

  1. La alta densidad llega: la comunidad de centros de datos lleva una década prediciendo un pico en las densidades de potencia de los racks, pero esos aumentos han sido como mucho incrementales. Esto está cambiando. Si bien las densidades por debajo de los 10 kW por rack siguen siendo la norma, las implementaciones de 15 kW no son poco habituales en instalaciones a hiperescala y algunas se mueven lentamente hacia los 25 kW. La introducción de sistemas de computación hiperconvergentes y su amplia adopción constituyen el principal impulsor. Las coubicaciones hacen especial hincapié en el espacio de sus instalaciones y unas elevadas densidades en los racks pueden significar mayores ingresos. Las densidades significativamente mayores pueden cambiar de manera determinante el factor de forma de los centros de datos, desde la infraestructura de eléctrica hasta el modo en que las organizaciones refrigeran entornos de mayor densidad. La alta densidad se está acercando, pero probablemente llegará (bastante) después de 2018.
  2. El mundo reacciona con respecto al extremo de la red: a medida que más empresas mueven su computación hacia el extremo de la red, es necesario evaluar de forma crítica las instalaciones que albergan estos recursos periféricos y la propiedad de los datos incluidos en ellos. Esto incluye el diseño físico y mecánico, la construcción y la seguridad de las instalaciones periféricas, y complicadas cuestiones relacionadas con la titularidad de los datos. Gobiernos y organismos normativos de todo el mundo se verán cada vez más ante el reto de tener en cuenta estos problemas y actuar respecto a ellos.

Mover los datos de todo el mundo a la nube o a una instalación centralizada y de vuelta para su análisis es demasiado lento y complicado, por lo que cada vez más clústeres de datos y capacidades analíticas se sitúan en el extremo de la red. Esto incluye distintas ciudades, estados o países, y no necesariamente el lugar de la sede de la empresa. ¿Quién es el dueño de los datos y qué está autorizado a hacer con ellos? El debate sigue vivo, pero en 2018 esas conversaciones avanzarán hacia un curso de acción y hacia respuestas.

 

contactame@esemanal.mx

Compartir nota
Share.

Sobre el autor

Comments are closed.