La empresa conectada está creando demanda de puestos de trabajo

Compartir nota

Para Blake Moret, presidente y CEO de Rockwell Automation, empresa americana especialista en automatización, México es una región especializada y reconocida mundialmente por su amplia capacidad de manufactura y recurso humano altamente calificado, posición industrial, que a decir del ejecutivo, el país puede mantener al aprovechar el Internet de las cosas.

Según la compañía, el impacto de la revolución industrial 4.0, es indudable, pues se constata por elementos cuantitativos y cualitativos. Los primeros se reflejan en los índices de productividad y eficiencia en las diversas industrias; los segundos por las oportunidades laborales que en la actualidad comienzan a aparecer, gracias a los avances en el área de la automatización.

Asimismo, explicó que el Internet Industrial de las cosas, o la también llamada Revolución Industrial 4.0, en Rockwell Automation se ha adoptado bajo el concepto de The Connected Enterprise, la empresa conectada, la cual han traducido en resultados concretos como: reducción del 50% en costos de mantenimiento; ahorros  en el consumo de energía eléctrica, el cual puede representar hasta la tercera parte de los costos operativos de una planta; triplicar las capacidades de carga y descarga en puertos y terminales; integrar y conectar procesos tradicionalmente aislados; eliminar los paros no programados; prevenir fallas inesperadas y mantener ininterrumpida la producción.

Estos beneficios se han concretado en áreas como: pozos petroleros, refinerías, terminales y puertos marítimos, cementeras, mineras, manufactura automotriz y líneas de producción, entre muchos otros, mencionó la empresa.

Frank Kulaszewicz, vicepresidente senior de la división de arquitectura y software, refirió que la herramienta Scio, así como las Factory Talk Team One y Factory Talk Analytics, otorgan la capacidad de predecir, prevenir y conocer lo que sucede con cada aspecto de la cadena productiva en tiempo real. Igualmente, se habilita la capacidad del trabajo colaborativo; la plataforma hoy tiene conectados a la nube a más de 200 mil dispositivos y ha creado 4,600 grupos de trabajo, generando ahorros y haciendo los procesos eficientes.

Sin embargo, detrás de la tecnología está un aspecto fundamental: la gente. De acuerdo a la visión de Rockwell Automation, el Internet Industrial de las Cosas, o The Connected Enterprise, está creando una importante y creciente demanda de puestos de trabajo. Incluso, aseguró que en la industria de la manufactura existe preocupación por encontrar las maneras de satisfacer y abastecer el suficiente capital humano para el futuro próximo.

De acuerdo a Blake Moret y Frank Kulaszewicz, hoy son innecesarios los empleados que se dediquen a realizar actividades repetitivas y mecánicas, aquellas de muy bajo o nulo conocimiento. La evolución exige que el talento requerido por la industria tenga desarrolladas un mayor número de habilidades técnicas y estudios más amplios y especializados.

Contrario a la creencia general, la tecnología, las máquinas y la evolución de la cuarta revolución industrial, cada vez requieren de mayor intervención humana, aunque desde una perspectiva totalmente diferente, una con mayor capacitación y entrenamiento.

Así que el mayor reto para México, es contar con un gran número de generaciones suficientemente preparadas y con las habilidades desarrolladas para entender, administrar, tomar decisiones, diseñar nuevos y mejores productos, y entregarlos en un menor tiempo al mercado, puntualizó Rockwell Automation.

 

contactame@esemanal.mx

Compartir nota

Autor Redacción