Video vigilancia, la llave de la puerta de las ganancias

Compartir nota

Este nicho de negocio ha sido peleado en los últimos años por la demanda que genera en todas las industrias, por ello, los canales siguen en pie de batalla por hacerse de más clientes, reforzando su portafolio y conocimiento.

El mercado ha tenido dos caras en los últimos años: por un lado, el crecimiento y demanda de soluciones de seguridad en video es innegable y lo ha vuelto tan atractivo que cada día salen productos más innovadores, con características que detallan cada vez más un rostro, una acción e incluso, con las propuestas de software, la intención ha dejado de ser reactiva para volverse preventiva. Además que proyecta otras tecnologías a su alrededor como el almacenaje de información o las redes para la transmisión y monitoreo de las cámaras, por ejemplo.

Según un estudio presentado por la consultora IMS Research, el mercado de la video vigilancia en América Latina mantuvo una tasa de crecimiento del 40.5% desde el 2008 hasta el 2016, y según sus previsiones, se espera que esa tasa se mantenga cuando menos hasta el 2020. Incluso, para ese mismo año se espera que la venta de dispositivos llegará a los 200 millones de dólares, una cifra muy jugosa para todos los involucrados del sector.

El otro lado de la moneda no es tan bondadoso, pues los números anteriores se refieren a un incremento –en el mejor de los casos se ha mantenido— en la inseguridad que se vive a día a día en el país. Infortunadamente, la bonanza en cuanto a este negocio va ligada directamente al alza o disminución de los actos delictivos o la protección de bienes materiales o personas.

Según el INEGI, en el Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario Estatales 2016, en la Ciudad de México existen en la vía pública por cada cien mil habitantes, 136 cámaras de vigilancia, siendo la entidad con más infraestructura de este tipo, seguida por El Estado de México, con 57, Guanajuato con 46, Morelos con 37; Tabasco y Yucatán con 29 y Michoacán con 28, como las que cuentan con mayor número en la ecuación. Por su parte, Oaxaca con 1, Campeche y San Luis Potosí con 2; Querétaro, Baja California (Norte), Hidalgo, y Aguascalientes con 3, como las que registran el menor número. Mientras el estado de Baja California Sur reportó no contar con datos o elementos para responder sobre este tema, así como Coahuila, quien mencionó no contar con este tipo de infraestructura.

La inversión que se realiza es representativa porque no sólo corresponde a los poderes de gobierno, sino a todo tipo de instituciones tanto públicas como privadas, sin discriminar tamaño o sector, pues el hogar se ha convertido en un objetivo a cubrir por la alta demanda que genera.

Cesar-Castillo

Negocio
En este contexto, César Castillo, gerente de soporte ventas en Gudi, reafirmó que es un nicho que se ha vuelto una necesidad ante la creciente inseguridad y se busca mitigar con sistemas cada vez más analíticos que permitan persuadir, disuadir o evadir, así como prevenir una eventualidad especifica que ponga en riesgo cosas materiales o personas; además, que cumpla funciones específicas, tenga una integración con otros sistemas inteligentes para monitoreo remoto y visualización eficaz de cualquier evento.

“El mercado es cada vez más competitivo, los clientes son más exigentes y la necesidad más específica, lo que nos compromete a un reto mayor. El core business en video vigilancia se encuentra enfocado en necesidades complejas, específicas y su integración con otros sistemas automatizados, lo que a nosotros nos ha brindado la oportunidad de generar más y mejor negocio”, abundó el entrevistado.

Por su parte, Lourdes García, gerente de ventas de Digital Systems, coincidió en que se ha vuelto un punto tan importante que la gente ya está más preparada, sabe lo que quiere y el resultado que puede obtener, “ya no hay un límite en cuanto a la tecnología de vigilancia visual que combina los beneficios analógicos de los tradicionales CCTV (Circuito Cerrado de Televisión) con las ventajas digitales de las redes de comunicación IP (Internet Protocol), permitiendo la supervisión local y/o remota de imágenes y audio así como el tratamiento digital de las imágenes, para aplicaciones como el reconocimiento de matrículas o facial, entre otras”.

Según la vocera de Digital Systems, hay mercado para todos los socios, a pesar de que ya está muy viciado (sic), debido a la demanda del cliente, ya no es factible dedicarse a una sola gama de productos, ahora éste quiere que si el socio le instala una cerca eléctrica, sea el mismo quién le implemente su seguridad en cámaras, por eso es que el usuario obliga a ampliar el portafolio de negocio.

“Ahora, la video vigilancia es parte de una solución domótica en su integración con más sistemas inteligentes”: César Castillo, Gudi.

Demanda
“El usuario final demanda calidez, cercanía y asesoría profesional, y no necesariamente le interesa una explicación altamente técnica sobre una propuesta. Más bien, prefieren que les otorguen la confianza de tener mayor seguridad y la certeza de que va a funcionar el sistema cuando se necesite”, compartió Castillo.

A la par, el mismo vocero aseguró que no les ha afectado de manera directa la entrada de producto de bajo costo, pues su mercado es totalmente distinto, por ejemplo: la venta de esos productos (comúnmente en cadenas comerciales), llega al consumidor final donde él mismo instala su sistema de videovigilancia. “Es decir, considero que satisface la necesidad de usuarios con bajo presupuesto y permite el acceso de un sistema muy básico, donde yo no compito”, dijo.

En el mismo orden de ideas está García, quien aseguró que contrario a lo que podría pensarse, su arribo abrió un mercado para gente que no tiene tantos recursos y que podía tener un límite para acceder a esta tecnología, por lo que hoy ya puede contar con un servicio de video vigilancia y aprovechar sus beneficios.

Apoyos
Para esta figura comercial, la relación con fabricantes y mayoristas es básica para tomar las oportunidades, y al menos estos dos socios, reconocieron la labor de ambos en su esquema de negocio.

“Las herramientas que nos ofrecen las marcas son suficientes ya que nos permiten la selección basada en filtros de parámetros que especifican a los productos para cubrir necesidades únicas. Asimismo, ofrecen cursos de capacitación y certificación que avalan tanto el diseño, la instalación y configuración en cada fabricante, lo cual, si deseas especializarte en una línea de productos, es mucho más sencillo, claro, dependiendo cada uno de ellos”, mencionó Castillo.

Además, que en caso de no encontrar de primera mano alguna especificación, Gudi resalta la importancia de mantener una comunicación abierta y muy cercana con los mayoristas, porque les permite contar con el apoyo de los especialistas de la marca.

Y abundó: “todas nuestras compras son a través de mayoristas y tratamos de incentivar el crecimiento nacional. Nuestra relación con ellos es un ganar-ganar, donde apostamos por el desarrollo económico, de conocimiento y profesionalización en ambas partes”.

Sin embargo, el representante de Gudi resaltó que siempre será relevante la cercanía, el seguimiento, y la rapidez, para generar una propuesta atractiva para los clientes, porque “el tiempo es dinero”, dijo.

“Pues son varias las herramientas que nos ofrecen y que nos facilitan nuestra labor: desde préstamo de equipo, créditos, descuentos, incluyendo las capacitaciones y certificaciones hasta ponerte un ingeniero especializado para apoyarte en el cierre de un proyecto. En cuanto a los mayoristas, la relación es muy buena y provechosa; además, ahora ofrecen más beneficios, porque por la misma demanda que existe allá afuera, todos quieren que los elijas a la hora de comprar”, concluyó García.

Portafolio
“Nuestro catálogo de productos es basto, se adapta a las necesidades y presupuesto de cada cliente ofreciendo soluciones específicas que marquen diferencias, a comparación de la comercialización de un simple kit, o la especificación de un sistema muy complejo que para operar el usuario necesita cursos y tiempo en el aprendizaje”, compartió Castillo.

Por su parte, García compartió que la variedad de productos que vende es muy grande, pero ésta se ha ido fortaleciendo con el tiempo, con la demanda de especificaciones en las necesidades de los clientes finales y en algunas ocasiones tratando de ir un paso adelante y satisfacer con anticipación alguna problemática en ellos.

“Tenemos desde alarmas vecinales hasta software con reconocimiento de rostros y de placas, obviamente pasando por las cámaras tanto análogas como IP, en HD y 4K, que ya es una tecnología mucho muy avanzada pero la cual comienza a tener demanda. Nosotros siempre buscamos soluciones simples y funcionales para problemas complejos, de tal manera que el aprendizaje y el manejo sea intuitivo”, abundó García.

 

Compartir nota

Autor Víctor Chávez