El negocio de la hospitalidad, conformado por los viajes de negocios o placer, hotelería, entretenimiento, transporte, restaurantes y todo lo que tenga que ver con la parte lúdica de la existencia, vive en estos momentos una revolución por la digitalización y el uso de tecnología que permite conocer en tiempo real cuál es la necesidad que se le presenta a cada persona.