En video surveillance, el integrador hace la diferencia

surveillance
El conocimiento técnico y el diseño de proyectos hacen la diferencia entre los mejores proveedores de videovigilancia, un mercado creciente con panorama atractivo para el canal

A pesar de la crisis económica, la demanda de soluciones de seguridad sigue en aumento, propiciado por la inseguridad generalizada que se vive en el país. De acuerdo con Manuel Castellanos, gerente de Productos en América Latina de Radwin, este nicho ha crecido casi 10 veces en un promedio de cinco años a nivel mundial.

“El mercado de videovigilancia ha crecido 10 veces en cinco años a nivel mundial”

Gabriel Cuevas, líder de Marca de Circuito Cerrado de Televisión (CCTV) en Centro de Conectividad (CDC), confirmó que la solicitud de soluciones de videovigilancia sigue incrementándose en el país, “cada vez hay mayor número de proyectos, es un boom”.

Por su parte, Alfredo Muñoz, encargado de Quaddrix en México, considera que el mercado muestra un comportamiento cauteloso, pero de gran oportunidad para los integradores.

Nichos de oportunidad

Los mercados de mayor oportunidad para implementar las aplicaciones son muchos; no obstante, los que más demanda tienen son bancos, centros comerciales, corporativos, hoteles, centrales de autobús, aeropuertos, plantas industriales, minería, hospitales, seguridad, carreteras, comercios en general, construcción, estacionamientos, parques de diversión, transporte, etcétera. Sin duda, la videovigilancia se puede aplicar a todo aquello que se requiera tener monitoreado.

Adopción IP

El aprovechamiento de la base instalada de cámaras analógicas de CCTV y los costos han sido un factor determinante en la aceptable, pero todavía poca, adopción de cámaras IP, que según el ejecutivo de CDC, es de 70% análogas contra 30% IP.

En ese sentido, los fabricantes coinciden en que por naturaleza de mercado están obligados de contar con alternativas para todo tipo de necesidad, tanto analógica, IP como híbridos que permitan la convivencia entre ambas tecnologías. “La compenetración se está dando pero todavía falta tiempo para que madure”, mencionó el ejecutivo de Quaddrix.

“La adopción de cámaras de equipos de videovigilancia es de 70% analógica por 30% IP”.

Valor del integrador

Una vez que se sabe de la oportunidad de mercado, el trabajo del integrador es muy importante para la implementación de soluciones de video surveillance, el cual debe ser apoyado por fabricantes y mayoristas, quienes además de tener el reto de capacitar al canal deben trabajar en conjunto con ellos en el diseño e implementación de proyectos para satisfacer la demanda de los clientes.

En ese sentido, mayoristas como Dominion, CDC, Anixter, Grupo Dice, Inalarm, Grupo Unisol, entre otros, saben que no sólo se trata de vender cajas y capacitarlos en el uso de los equipos. “Se participa en el proyecto y diseño para que la inversión logre su objetivo; se trabaja desde la preventa, venta y postventa”.

“Al momento de integrar una solución, la capacidad del integrador hace la diferencia”: Muñoz

El directivo de Quaddrix considera que si bien es cierto que muchos canales tienen experiencia en redes y no precisamente en diseños de seguridad y colocación de cámaras en lugares estratégicos, debe haber un equilibrio en esos dos factores: “Instalar la cámara no es lo más complejo, sino carecer del know-how para hacerlo, pues aunque se tenga la mejor cámara, no se logrará el mejor desempeño o el adecuado, al igual que con la configuración de los equipos”.

Recomendó al canal especializarse, dar un paso adelante de los integradores en general; “cada usuario tiene la necesidad y responsabilidad de lo que va a adquirir, así como el integrador de lo que va a instalar”.

Retos del canal en videovigilancia

Los distribuidores que ya cuentan con un portafolio de soluciones de video surveillance tienen el reto de enriquecer su oferta al incorporar otro tipo de sistemas, como control de accesos, alarmas, etcétera, y no conformarse con la instalación de videocámaras.

Los especialistas en seguridad con conocimiento en el diseño de proyectos de seguridad tienen el reto principal de capacitarse en redes y nuevas tecnologías, tanto alámbricas como inalámbricas, para ofrecer a sus clientes la mejor opción.

Uno de los principales problemas que actualmente enfrentan los integradores es el tema del ancho de banda, en el que muchas veces se comparte la red con el sistema de videovigilancia, lo que dificulta el monitoreo y la compilación de evidencia, para eso deben buscar mejores tecnologías de comunicación.

Panorama atractivo

Según Guillermo Dávila, gerente de Ventas Broadcast y Professional Group de Sony, la posibilidad de negocio para el canal es muy amplia, “basándonos en las tendencias pronosticamos un crecimiento de 30% de mercado al año”.

Se espera que la base de cámaras IP se incremente paulatinamente, ya que las aplicaciones de videoanálisis hacen mucho sentido al usuario, así como las facilidades de monitoreo remoto.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap