EMC no tapa el pozo, salva al niño

La recuperación de datos en caso de desastre es un tema de suma importancia en las soluciones de almacenamiento. En este sentido, EMC ofrece al canal la posibilidad de crecer su portafolio en el tema de storage con una propuesta concreta.

El mes de septiembre es la época del año ideal para platicar sobre los programas de recuperación de desastres, debido a los incidentes presentados en Nueva York hace dos años.
Es por ello que algunas organizaciones ya trabajan en el tema: lo importante es que, en general, se ha presentado una cultura para contar con programas de recuperación de desastres.
Esta es una oportunidad para compañías como EMC, cuya propuesta central es trabajar en el desarrollo de programas a bajo costo, a los cuales puedan tener acceso las pequeñas y medianas empresas. Representa un nicho de mercado ideal para desarrolladores e integradores de soluciones de almacenamiento que otorgan aplicaciones completas.
Para conocer la oferta del fabricante, eSemanal platicó con Abel Orzuna, gerente técnico de cuentas en EMC, quien destacó la importancia de que las organizaciones cuenten con programas para la recuperación de datos en caso de contingencias.
Soluciones al alcance de las medianas empresas
Aunque por mucho tiempo las soluciones de recuperación de desastres estuvieron ligadas a los grandes corporativos, EMC cuenta con una oferta para las medianas y grandes compañías. Cabe señalar que la implantación se realiza en etapas, conforme lo requiera el usuario. “Gran parte de los esfuerzos que EMC ha realizado en el último año se enfocan a desarrollar software y utilerías que les permitan a nuestros clientes tener herramientas para conocer los pasos o los principales procesos que pueda utilizar en sus esquemas de recuperación, en caso de desastre”, explicó el directivo.
Detalló que el hecho de duplicar la infraestructura o tener equipos en un sitio alejado, no soluciona del todo los problemas de recuperación de datos, sobre todo en el caso que se presente un evento fortuito.
El directivo destacó que contar con un buen programa de recuperación, significa que las empresas integren políticas de negocio, personal alineado y estrategias que permitan, en un inicio, recuperar aquella parte crítica del negocio.
“Lo primero que tienen que hacer las organizaciones es identificar qué áreas especificas de su negocio les interesaría restaurar, en el caso de que se presentara un desastre. Evidentemente esto implica que no es 100% de sus operaciones, sino del 35 al 40% de sus áreas más críticas”, comentó el ejecutivo al hablar de los primeros pasos para establecer un programa de recuperación de desastres.
Soluciones por canal
Aunque tradicionalmente EMC es una compañía que se enfoca en trabajar con los grandes corporativos y su estrategia con canales era muy cerrada, el hecho de estrechar su alianza con Dell, le permite tener accesos a diversos canales de distribución.
“Un cliente con dos o tres servidores, que funcionan como servidores de correo o de aplicaciones, necesita desarrollar una estrategia para resolver un caso pérdida de datos”, explicó Orzuna.
En lo que respecta al servicio, capacitación y mantenimiento de las soluciones de recuperación de desastres destinadas a las medianas compañías, EMC no tiene esquemas comerciales directos, sólo vende mediante asociados.
“En la entrega de una aplicación completa, EMC sólo es una parte. En otras palabras, el fabricante provee entre 20% y 40% de la solución. Para tenerla completa existen otros servicios a integrar; por ejemplo, procesamiento, redes, bases de datos, ahí es donde se encuentra el negocio para nuestros clientes”, destacó Orzuna.
El directivo explicó que 50% de las organizaciones globales más importantes cuentan con un programa de recuperación de desastres, pero solamente 25% de ellas han probado la eficiencia de dichas aplicaciones, esto significa que las grandes corporaciones aún están consolidando sus conocimientos en cuanto a los benéficos que otorgan las herramientas.
“Lo anterior demuestra la oportunidad de atender a aquellos clientes que, de alguna manera, ni siquiera se han enfrentado a la disyuntiva de contar o no con programas de este tipo”, enfatizó el directivo.
Para finalizar, Orzuna mencionó que en México todavía no existe conciencia sobre la importancia de utilizar uno de estos sistemas, sobre todo en el momento más urgente: “Todavía pensamos que a nosotros no nos va a pasar, que de alguna manera vamos a salir con los recursos que tenemos y ese tipo de ideas son los que dificultan la implantación de estas soluciones”.
La oferta del fabricante
EMC ofrece soluciones que van desde 80 Gb (pequeños servidores de la familia CX, que entrega por medio de Dell), hasta soluciones con 70 o 120 Terabytes de información. Los costos son variados, pero parten desde $20,000 y $30,000 dólares hasta de $800, 000 o $1 millón de dólares.
Asimismo, cuenta con alianzas con diversos fabricantes de equipos y soluciones de almacenamiento, como HP, Sun, IBM, Oracle, Cisco. En este sentido, Orzuna comentó que las alianzas se deben establecer mediante dos esquemas:
–Compatibilidad. Significa que cualquier componente debe tener afinidad completa con todos los elementos que se puedan integrar
–Comercial. Muchos de los distribuidores de EMC, o aquellos que revenden sus soluciones, también son distribuidores de Cisco y Oracle. En esa medida, el fabricante les permite tener un portafolio más completo.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap