martes, diciembre 11

Hormigón, acero y tecnología: el gran negocio de los edificios inteligentes

0
Compartir nota

La correcta colocación o implementación de la tecnología en un recinto, puede inferir en la decisión de los clientes para permanecer en ciertos lugares, puede elevar la productividad o simplemente ofrecer mayor confort y generar mayores ganancias.

Así de sencillo y directo es el impacto que se genera al pensar en este tipo de edificaciones. Aunque no es un tema reciente, pues la automatización de edificios ya tiene historia pasada, tendencias como el Internet de las cosas (quizás la que presenta mayor influencia), los analíticos, la domótica, la movilidad, el Big Data e incluso, la Inteligencia Artificial (AI), han repercutido en una evolución multi e interdisciplinaria que atrae a diferentes tipos de tecnologías y por consiguiente de integradores y distribuidores.

Según Alejandro Bargalló, director de ingeniería LATAM de Generac-Ottomotores, este tipo de edificaciones podrían referirse a la integración, combinación e interconexión de tecnologías para el funcionamiento eficiente de una construcción, a través de mejorar la experiencia de sus usuarios. Lo anterior implica que la conceptualización, diseño y construcción de dichos recintos debe estar basada en la infraestructura adecuada para el propósito de su aplicación: habitacional, oficinas, comercio, etcétera.

La capacidad inteligente de estas soluciones tiene una dependencia significativa del suministro adecuado y confiable de energía eléctrica, por ejemplo. Todos los sistemas clave de una edificación requieren del suministro eléctrico para su operación: sistema de aire acondicionado, servicios de seguridad, control de accesos, CCTV, suministro de agua, alumbrado, sistema contra incendios, monitoreo de condiciones de confort (temperatura, iluminación), servidores, así como la central de control de todos los sistemas mencionados. Esto hace que a estas edificaciones se les considere como instalaciones de misión crítica, dado el nivel de dependencia y riesgo que tienen de una falla en el suministro eléctrico.

Además, existen algunas normas y certificaciones como la del ICREA y el UpTime Institute que establecen diferentes niveles de confianza en la continuidad de la operación de la infraestructura, tomando en consideración el suministro eléctrico, el sistema de aire acondicionado, la seguridad y control de acceso, el ambiente externo (clima, ubicación geográfica, etcétera), la sustentabilidad y su gobernabilidad (recursos que administran el inmueble).

Mientras Rubén Urquijo, director de especificación para Lutron México, compartió que el hecho de colocar leds en los inmuebles, no necesariamente significa que ya son inteligentes; porque existe gran variedad de clases y hay que saber controlarlos, ubicarlos, gracias a los datos que éstos nos arrojan; ahí es donde comienza el término inteligente. Por ejemplo, sensores que determinan cuándo se prenden de acuerdo con la luz natural, o en qué puntos hacerlo.

“Sensores de presencia con tecnologías infrarrojas, ultrasónica o dual, si no sabes utilizarlos pueden resultar incluso, hasta perturbadores e inútiles. Y esto va relacionado con la seguridad de personas, porque se hablan y se entienden para saber cuándo iluminar, con qué densidad, cuántas áreas por horario, etcétera. Es cuando considero que ya hablamos de Edificios Inteligentes verdaderamente”, abundó el directivo.

En materia
De acuerdo con el Índice de Innovación de la Sociedad en México, tres de cada diez empresas ya han implementado una solución en IoT. Mientras que entre las organizaciones que aún no lo hacen, cinco de cada diez planea hacerlo en los próximos 12 meses. El análisis también indica que en nuestro país, las compañías mexicanas invirtieron principalmente en soluciones de IoT para el monitoreo de flotillas (514 millones de dólares), edificios inteligentes (125 millones de dólares) y operaciones de manufactura (334 millones de dólares).

Un estudio de la consultora Accenture confirma que, en materia de IA (Inteligencia Artificial) y colaboración entre humanos y máquinas, los líderes empresariales se están enfocando en el asunto desde una perspectiva más optimista: si las compañías tradicionales invirtieran en IA en el mismo rango que las empresas tecnológicas de primera línea, sus ingresos aumentarían en 38% para 2022 e incrementarían su nivel de empleo en 10%.

Los sectores donde el gasto en IA producirá los mayores incrementos en ganancias serán (crecimiento estimado): bienes de consumo 51%, salud 49%, telecomunicaciones 46% y retail 41%.

Por otro lado, según Horacio Soriano, director de desarrollo de negocios de la división partner de Schneider Electric México, la digitalización es un tema omnipresente y los edificios inteligentes no son la excepción. El crecimiento de los datos y los dispositivos conectados sube de manera exponencial, por ejemplo, en el 2014 había solamente 1700 millones de equipos conectados a la nube, pero para 2020 se prevé que haya 5500 millones; los cuales no sólo serán teléfonos móviles, sino, todas las tecnologías embebidas en el edificio están en esa estadística.

Es decir, se cuenta a los sensores que están en los equipos dentro del inmueble: de temperatura, de humedad, la iluminación, alarmas, etcétera. Los cuales, para realmente tener el control remoto, la gente debe entrar a los repositorios de datos de manera organizada, pues ya no sólo será el CCTV o el control de acceso, sino se multiplicarán las aplicaciones para el manejo de esos edificios.

“El 60% de la energía eléctrica que se genera a nivel global se utiliza dentro de los edificios, y los cambios climáticos orillan a que éstos deben de responder mediante tecnologías para hacer autogeneración, como lo que ocurre con la solar”, compartió el entrevistado.

Sin embargo, para Johan Paulsson, CTO en Axis Communications, para maximizar el potencial del IoT, se requiere que los proveedores tengan un conocimiento profundo del producto para entender cómo cada uno de sus componentes y características funcionan en conjunto con los demás; para saber diseñar una solución que pueda ser utilizada para resolver desafíos específicos, y para ser capaces de entregar el sistema de manera integral para asegurar que su valor a largo plazo sea mayor que la mera suma de sus partes.

Esto es relevante si se toma en cuenta que las soluciones de seguridad evolucionan mucho más allá que las mismas cámaras. Gracias al IoT se esfuman poco a poco las fronteras tradicionales de dicho sector. Por ejemplo, las cámaras de red pueden ser utilizadas para el Building Information Management (BIM), Business Intelligence (BI), e incluso para la investigación científica, analizando y detectando patrones de tráfico y de movimiento de grupos.

La tecnología IoT permitirá que sistemas combinados e integrados de cámaras de videovigilancia, detectores de humo, sensores de gas, controles de acceso y altavoces se visualicen y controlen a partir de una única y sencilla consola operativa, proveyendo así una visión de conjunto sobre edificios e instalaciones completas.

Como resultado habrá una amplia oportunidad para soluciones de seguridad creadas con el propósito de compartir información útil con otros dispositivos y monitoreados a distancia. Esta conectividad les provee información a los usuarios finales sobre diversas localidades. Tan es así, que compañías como Axis han introducido altavoces y controles de acceso IP, entre otros, a su cartera de productos, con tal de ofrecer soluciones más completas para tener edificios realmente inteligentes.

Con el aumento de la generación de información, compartida a lo largo de la red, y en muchos casos, almacenada y accesible mediante modelos de cómputo en la nube, hay una creciente necesidad de enfocarse en la protección de toda esta información y valores que existen de forma ‘virtual’.

Las nuevas tecnologías y métodos para mejorar la seguridad cibernética sirven en específico para los sistemas de seguridad basados en redes de nubes. Esto es crítico para protegerse de amenazas como los hackers y será un aspecto importante de cómo la seguridad física y las soluciones de vigilancia serán diseñadas e implementadas de ahora en adelante.

“El Internet de las cosas transformó a la industria al conectar a las cosas entre sí; pero no fue sólo eso, la tecnología ya existía, hoy, la diferencia reside en que se pueden conectar a través de IP, y todo ese flujo de información, datos estructurados y no estructurados, se pueden analizar y aprovechar conforme a cada vertical”, mencionó Armando González, director de preventa, desarrollo de negocios y alianzas para Dimension Data México.

Asimismo, para Sergio Larios, aplicaciones UPS en Koblenz, la importancia que ésta tiene en los edificios inteligentes es representativa, al ser una de las partes medulares, ya que de ella dependen todos los sistemas automatizados: de Circuito Cerrado de Televisión, control de acceso, alarmas, iluminación, sistemas de aire acondicionado o calefacción, detección de humo, supresión de incendio, audio y video, entre otras.
“Por lo que cualquier sistema que se encuentre operando requiere de un UPS que le brinde energía en caso de tener variaciones de voltaje o cortes en el suministro eléctrico”, dijo.

De acuerdo con el reporte de ACR Latinoamérica, que compartió Bargalló, la tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) del mercado de los edificios inteligentes es del 34% entre 2016 y 2021.

Retos
Para Soriano, los desafíos comienzan desde los desarrolladores (constructores), las inmobiliarias, las firmas de ingeniería y los contratistas en las diferentes disciplinas que conforman un recinto. Para esto se debe tener un enfoque integral de las plataformas del edificio y gracias a las nuevas tecnologías como el IoT, que puede compartir información de manera amigable, con la finalidad de encontrar eficiencias máximas, para que cada tecnología haga lo que tenga que hacer, sin complicaciones. Pero lo ideal es que se realice la especificación con el desarrollador, para cumplir de mejor manera la expectativa que se quiere del proyecto.

Hay algo que limita esta propuesta tecnológica y que gira sobre todo, en torno al IoT: el ancho de banda de Internet. Como consecuencia de ello se ha desarrollado una tecnología que se llama EDGE (Enhanced Data Rates for Global Evolution), la cual permite mejorar el ancho de banda de la transmisión de datos en GPRS. Esta optimización se produce gracias a la incorporación de nuevos programas y equipos que permiten codificar la información de forma más eficiente.

La transmisión por paquetes se optimiza gracias a la nueva modulación. Esto permite mejorar el rendimiento para cada usuario de datos y aumentar la capacidad, soportando más usuarios en el mismo intervalo de tiempo.

“De ahí se derivan los centros de cómputo tipo EDGE, que son una conjunción entre los de telecomunicaciones con los centros de procesamiento de datos, y es el futuro que nos espera en los próximos 10 años, para satisfacer la demanda de Internet y por obvias razones tiene impacto en la demanda que los edificios inteligentes mantienen”, explicó Eduardo Rocha, presidente internacional de ICREA..

“Cabe resaltar que los clientes finales ya están más informados, saben lo que quieren con mayor frecuencia, lo que pueden hacer con la tecnología, y nosotros debemos hacer que confíe en las marcas bien establecidas, con soporte y respaldo, porque hay compañías que aprovechan las ocasiones y no ofrecen lo mejor”, explicó el representante de Lutron.

Es decir, al mercado salen alternativas de varias latitudes, a precios bajos pero sin apoyo hacia el canal o al usuario final, amén que no suelen desarrollar tecnología. Pero cada vez es más común que la gente haga pruebas y determine si le sirve o no alguna alternativa, o si les cubre sus necesidades. El cliente debe considerar que no todo lo que tiene “buen diseño” es lo que les sirve, más bien, la idea es que valoren realmente lo que les funcione, que al fin y al cabo, en un edificio, es lo que importa.

El creciente interés de mejorar la sustentabilidad, ha forzado al mercado inmobiliario a introducir tecnologías de administración eficiente del consumo de energía; por lo que Generac ha integrado diversos protocolos de comunicación en sus equipos de respaldo de energía para interconectarse con el resto de los suministros críticos e interactuar en la reducción sistemática del consumo de recursos. Así mismo, la evolución de las plataformas tecnológicas de adquisición y análisis de información – IoT y el Big Data – también han influenciado en este crecimiento proyectado; la firma ha instrumentado en sus soluciones proveer de información relevante para la pronta toma de decisiones, al igual que automatizar sus lógicas de arranque y paro, bajo las diferentes condiciones que un inmueble presenta.

Luguer-CommScope
Según Mina Huerta, directora comercial en Luguer, existen cuatro tendencias que definen la evolución de la tecnología de red que impulsará a estos edificios: movilidad, ciberseguridad, poder de bajo voltaje y estándares. “De la mano de CommScope, nos mantenemos a la vanguardia para ofrecer las mejores soluciones”.

Cuentan con 4 líneas de negocio:
-Infraestructura física e iluminación, cableado estructurado y los complementos necesarios para una instalación correcta. Soluciones de iluminación PoE y tradicional administrada.
-Seguridad física: control de acceso y sistemas de cámaras IP (CCTV), analítica y gestión.
-Energía y enfriamiento: equipos UPS, PDUs y aires de precisión.
-Equipo Activo: networking, IP PBX, conmutadores analógicos y digitales y wireless.
“Un integrador tiene la posibilidad de ampliar su portafolio de productos y servicios al comercializar soluciones completas, con las que puede ofrecer proyectos integrales, incrementar su negocio y por consecuencia, sus ganancias”, dijo Huerta.

Nuevos y viejos
Al coexistir diferentes tecnologías, el desafío es conectar todo ello a través de una red. Por ello, lo ideal es estar desde la concepción del recinto para contar con un mejor diseño de cada disciplina, donde lo interesante es detectar la oportunidad desde que se planea para ofrecer una integración completa.

Y debido a que no hay una empresa que pueda manejarlo todo, según González, los proyectos se forman con la adición de varias compañías que puedan integrarlo, por ejemplo, comienza con el acercamiento a la constructora, donde se debe hablar con el encargado de Facilities Management. “Normalmente éstas, también realizan una especie de concurso para licitar la parte tecnológica, si no es que ya tienen a sus partners, especialistas en varios ramos”, mencionó el entrevistado.

Sin embargo, llegar con una solución más integral les facilita la vida. En caso contrario, empresas como Dimension Data se aproximan por el digital work place, lo cual involucra soluciones para salas de juntas, iluminación (donde ya hay desarrollos con balastras con conectividad PoE), e incluso redes.

Por parte de Lutron, sus posibilidades se extendieron cuando inventaron y diseñaron un protocolo de comunicación inalámbrico, con el cual se puede tener sensores de luz de día, o de presencia cableados o no. Gracias a esto, en los edificios ya existentes se pueden instalar soluciones inalámbricas para hacerlo eficiente e inteligente. Así sucedió con el Empire State, el cual fue intervenido para hacerlo smart gracias a las propuestas wireless actuales, pero cabe aclarar que los métodos y las estrategias deben ser distintas a las que se adoptan en los recintos nuevos.
Se abre un horizonte de negocio con ello, pero al ser concebidos sin la inteligencia de la que hablamos, se debe tener cuidado al abordar y proponer las soluciones, porque algunos elementos saldría muy costoso implementarlos y cambiar toda la infraestructura. La respuesta podría estar en hacer modificaciones sólo en algunas áreas, para tener un balance entre precio-beneficio para que los proyectos sean viables.

Oportunidad
A decir de Urquijo, el derrame económico que se tiene en el tema es atractivo y constante. En materia de construcción, existen puntos importantes específicos como CDMX, Monterrey, Guadalajara, donde la coyuntura es amplia, porque no sólo son de tipo corporativo, también están los hospitales, los centros educativos, algunos sectores de gobierno, naves industriales, hoteles e incluso hogar, para convertirlos, además de inteligentes, en más ‘verdes’, es decir: más eficientes energéticamente.

“En nuestro particular caso, iniciamos con socios que conocen la iluminación hace muchos años, pero con las tendencias, identificamos asociados muy interesantes como los que hacen la integración en telecom e informática, el de seguridad, o el de integración de audio y video; otros son de sistemas integrales de gestión y monitoreo. Es que todo puede involucrarse con el segmento de iluminación”, señaló Urquijo.
Para González, no es un segmento reservado sólo para los grandes canales, porque cada componente de los edificios inteligentes requiere especialización y una empresa PyME podría ser experta en soluciones específicas y puede integrarse a un proyecto. Pero algo medular es el conocimiento, es lo que le da el valor real a cada socio y lo que les hace competir en este mercado, el cual es muy grande y con perspectivas positivas en un corto y mediano plazo.

El crecimiento de este mercado es constante y sostenido. En el corto plazo dadas las condiciones de oferta tecnológica y la necesidad de integrarlas bajo una sola “sombrilla” de control centralizado. En el mediano plazo hay una preocupación respecto a la seguridad integrada de los datos: Cyber Security. Monitorear y controlar la adquisición segura de la información es uno de los temas centrales de cada solución para garantizar un sólido nivel de confianza en la continuidad de la operación del inmueble.

“Al colocar todos los sistemas de operación críticos dentro de una solución centralizada, existe un mayor riesgo de vulnerabilidad en aquellos casos conde no se cuente con las redundancias adecuadas y sólidas. En este tema existen esfuerzos conjuntos que las compañías proveedoras realizan respecto a las normas y guías de construcción de estos inmuebles para colaborativamente identificar las alternativas robustas que incrementen los niveles de confianza y rentabilidad de las soluciones”, concluyó Bargalló.

Koblenz
La firma tiene una línea profesional con una amplia gama de equipos tanto para soluciones comerciales como para soluciones industriales. Por ello, provee soluciones de UPS On line de esta clase, que van desde 1 hasta 40 KVA.

“En este año comenzamos una campaña de certificación de canales/integradores con cursos a través de nuestros mayoristas, en la cual proporcionaremos herramientas comerciales y técnicas para apoyar tanto al socio como a los usuarios finales. Cabe señalar que durante 2018 no cobraremos el arranque y puesta en marcha de nuestros equipos, siendo un valor agregado de apoyo para el asociado integrador”, dijo Larios.

Compartir nota
Share.

Sobre el autor

Comments are closed.