Es momento del nuevo hardware


En cómputo, impresión, accesorios o procesamiento las cosas han cambiado en los últimos años, por ello es importante hacer una reflexión para entender el curso del mercado y del negocio.

En los últimos 21 años la industria de tecnologías de información (TI) ha evolucionado de la proliferación del uso de computadoras personales a la explosión de la movilidad con teléfonos inteligentes, tabletas y equipos de cómputo portátiles híbridos, estos cambios en su mayoría han respondido a las necesidades del propio usuario, así se pasó de una competencia en desempeño a un equilibrio en consumo de energía.

David Garza, director de tecnología de AMD a nivel regional, mencionó: “Las primeras computadoras personales eran silenciosas, a partir de la quinta generación de procesadores requerían ventilación por el alto consumo de energía, el objetivo era obtener mayor potencia a costa de lo que fuera, con el paso del tiempo la optimización energética cobró relevancia, por ello se buscaron opciones más allá del CPU”.

Desde la década de los 90s inició un proceso de evolución que dio como resultado en la era de la movilidad, que integran chips de procesamiento y gráficos más poderosos que las PCs de esa época; la tendencia es aprovechar ambos combinando sus capacidades para entregar mejores experiencias al usuario final a través de equipos más atractivos en diseño con mejores vías de interacción.

“La GPU (unidad de procesamiento gráfico) se concibió como parte del procesamiento antes de la adquisición de ATI en 2005, pues los gráficos fueron cobrando mayor relevancia en el desarrollo de sistemas operativos, si bien emplearlos por separado tiene beneficio, un obstáculo son los buses, por ello decidimos fusionarlos a través de la unidad de procesamiento acelerado (APU) un proyecto que llevó alrededor de cinco años”, agregó Garza.

Por categoría
El proceso de transformación de la industria resultó en clientes que buscan soluciones integrales a problemas puntuales más allá de las cajas; así la venta de equipos implica entrar a un segmento más competido que se traduce en pérdida de rentabilidad, esto afecta tanto a proveedores mayoristas y distribuidores. Además la comercialización directa limita al valor agregado, así como las ganancias.

Alberto Monroy, director general en México de Tech Data, apuntó: “Los cambios del mercado son a partir de las necesidades del usuario, la venta de las primeras computadoras personales requería el 50% de anticipo y llevaba un tiempo de entrega entre seis y siete semanas, ahora todo es movilidad con laptops y otros dispositivos en los que convergen comunicación y procesamiento de información”.

De esta manera, la mejor opción es la integración de soluciones donde el hardware se rodea por una serie de aplicaciones y servicios profesionales de consultoría, de este modo se pueden obtener márgenes de ganancias más atractivos, pero este cambio implica un proceso complejo que requiere el desarrollo de nuevas áreas dentro de la empresa, para esto se puede contar con la capacitación de mayoristas y fabricantes.

Estela González, directora general de Document Imaging, mencionó: “Al inicio vendíamos hardware con software y el servicio no se cobraba, en esto perdíamos la rentabilidad de la venta, conocer bien el hardware también es importante, ya que es la puerta de entrada para desarrollar este tipo de proyecto y su buen funcionamiento. Los equipos representan 20% de nuestros ingresos, mientras que servicios 50% y software 30%”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap