IPv6, una transición que genera ganancias


Alrededor de Internet se han desplegado diversos negocios que han llevado a una explosión significativa del uso de la Red, tal es el caso del uso del protocolo IPv4, el cual podría tener contados sus días.

El fin de IPv4 tiene una razón de ser, pues la demanda que se genera en el uso de la red global de comunicación ha sido el detonante para que los fabricantes oferten una cantidad cada vez mayor de dispositivos con funciones múltiples, pero orientadas a estar comunicados todo el tiempo.

Lo que comenzó como una red universitaria hoy genera millones de dólares directa e indirectamente y su impacto en el ámbito comercial y social es de proporciones mayúsculas. Con esto como marco, la transición a la versión 6 tiene varias lecturas.

Por un lado, algunos fabricantes ya están entregando equipos preparados para funcionar en ambos protocolos, sobre todo en materia de conectividad de redes e incluso existen asociaciones que tienen el objetivo de realizar una evolución de manera “natural” desde este momento.

Por otra parte, hay quienes aseguran que esto apenas está en una fase preparatoria donde existen temas a los cuales hay que darles prioridad y que tienen que ver con la adopción y apertura de la banda ancha, por ejemplo.

“Llevamos un par de años con crecimiento de tres dígitos en smartphones y con las tablets habrá una explosión en el tema”: Yazmín Gutiérrez

El protocolo de Internet (IP) es un número único e irrepetible con el cual se identifica una computadora conectada a una red. Esta dirección está conformada por un conjunto de cuatro números del 0 al 255, separados por puntos; por ejemplo, 200.36.127.40.

Existe un protocolo para asignar direcciones IP dinámicas llamado DHCP (Dynamic Host Configuration Protocol), mismo que cumple con la función de que un dispositivo reciba una dirección dinámicamente; si bien se logra la conectividad, se dejan abiertos huecos que no permiten administrar los accesos de manera segura.

Para conectar una red con IPs internas a Internet existen varias tecnologías, las cuales incluyen los proxies o NAT.

•IPv4: en su versión 4, una dirección IP se representa mediante un número binario de 32 bits. Se pueden expresar como números de notación decimal: se dividen los 32 bits de la dirección en cuatro octetos XXX.XXX.XXX.XXX. El valor decimal de cada octeto puede ser entre 0 y 255.

•IPv6: tiene la misma función que IPv4 pero con más capacidad de direccionamiento; está compuesta por ocho segmentos de 2 bytes cada uno, los cuales suman un total de 128 bits. La representación suele ser hexadecimal y para la separación de cada par de octetos se utiliza el símbolo “:”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap