martes, enero 22

Oportunidad, dinero y controversia

0
Compartir nota

Nadie muere del todo y las oportunidades se presentan cuando menos se piensa. A partir del próximo año, con la apertura comercial establecida de acuerdo al Tratado de Libre Comercio (TLC), llegarán al país productos tecnológicos de segunda mano que aspiran a cubrir las necesidades de aquellos usuarios que aún no tienen las posibilidades de adquirir un equipo de cómputo.
En México, este mercado aún no es suficientemente fuerte o mejor dicho, aún no esta legalmente establecido; sin embargo, representa la oportunidad para el canal de distribución al tener una opción más económica, que representa más clientes, o bien, incursionar en el negocio por la parte de servicios.
No obstante existe otra vertiente. Los que piensan que la formalización de dicho mercado implica degradarlo; es decir, convertir al sector mexicano de TIC en un mercado de segunda mano, donde los que saldrán perdiendo son los usuarios finales; y por qué no decirlo, los propios fabricantes.
¿Qué representa en México el mercado secundario?
A partir de 2004, muchas compañías extranjeras voltearán hacia México como una oportunidad de negocio, ya que la entrada de equipos seminuevos al mercado representará para ellos una enorme ganancia (en dólares) al año. Pero ¿qué implica realmente para el país traer tecnología de este tipo?
Por una parte la propuesta abre alternativas para aquellos que tienen menos recursos económicos; mientras que, hay quienes piensan que es un retroceso en el desarrollo tecnológico del país y una pared para los fabricantes que se dedican a crear tecnología de punta.
A decir de Carlos Canales, director general de Toshiba de México, no hay beneficios reales y, por el contrario, “es degradar las necesidades del mercado mexicano al traer tecnología de segunda mano. Al final, un equipo obsoleto será más caro que comprar tecnología de punta”.
Por el contrario Martín Mexía, director general de MAPS, comentó que el mercado de segunda mano en México aún es incipiente y las máquinas que ahora se comercializan así, son muy viejas por lo que, “con la apertura de las fronteras se espera que las máquinas seminuevas estén en mejores condiciones”.
Saúl Cruz director ejecutivo de Select, explicó que en México no se ha desarrollado un mercado de equipo secundario nacional, ya que no existe una cultura de equipo de cómputo usado como en el caso de los autos, por ejemplo, “la tecnología es vista desde otra perspectiva”.
Sin embargo, aceptó que es una oportunidad para el canal de distribución y para las compañías arrendadoras principalmente, ya que es una opción para quienes requieren del equipo como cafés Internet o corporativos.
“Quienes harán mayor negocio son las arrendadoras ya que muchos de sus clientes son escuelas de cómputo donde la tecnología se ve como un medio o para quienes dan acceso público, tipo cafés Internet o centros de capacitación”, dijo Cruz.
Este nicho tendrá sus respectivas ventajas y desventajas para los diferentes actores de la industria, ya que, con la apertura de esta iniciativa, el usuario de un bajo nivel económico tendrá por primer vez una oportunidad para acercarse a la tecnología, que en este caso no será de punta, pero cubrirá sus necesidades principales.
Reseller a favor; mayoristas y fabricantes en contra
Aunque hasta ahora el nicho no se ha visto como un negocio en forma, son varios los resellers que además de dedicarse a la distribución tradicional, dedican esfuerzos y han encontrado una alternativa más para incrementar sus ganancias.
Por obvias razones, el hecho de extender el negocio con productos seminuevos será una irresistible oportunidad para el canal, debido a los altos márgenes que este mercado dejará por la venta, así como los servicios futuros que se generarán. Hay que recordar que en el equipo usado, hay grandes posibilidades de que pronto se encuentren fallas que el reseller puede resolver.
En este sentido, Fernando Romo de la compañía distribuidora Maersa, afirmó que además de dedicarse a la venta tradicional de equipo de cómputo, también enfocan esfuerzos al mercado secundario, una de las razones es la búsqueda de mayores márgenes de utilidad.
Cruz aseguró que sin duda habrá un negocio importante para el canal, siempre que represente una cultura de negocio honesta: “Toda la cadena ha luchado por tener un canal de distribución profesional y transparente, por lo que deberán tener cuidado al comercializar este equipo”.
Manuel Tiburcio, director general de Cia Computación, mencionó que a su consideración, en algunos casos afectará al canal la apertura de este mercado por lo que representa a nivel de desarrollo tecnológico: “será una nueva alternativa para quienes se dediquen al servicio”.
Es claro que el negocio se verá reflejado principalmente en los distribuidores, pero existe la preocupación por parte de mayoristas y fabricantes de que esta comercialización no se realice de manera honesta frente al usuario de casa.
Al respecto, Alfredo Flores, vicepresidente ejecutivo de Mexmal, comentó que actualmente en México existe manipulación en la mercancía de contrabando, reuso o de segunda mano ya que en ocasiones se engaña al usuario vendiéndola como nueva.
“Esto trae secuelas partiendo del engaño al consumidor, el retraso tecnológico, la pérdida de confianza en el distribuidor. Todo dependerá de cómo se constituyan la leyes comerciales que avalen el mercado secundario”, dijo.
Para leer el artículo completo suscríbase a eSemanal

Compartir nota
Share.

Sobre el autor

Leave A Reply