Una mirada a la ciberseguridad en 2021

• MALWARE INCREMENTÓ 1000% EN 15 AÑOS. 

• EL RANSOMWARE SE VISLUMBRA COMO UNA DE LAS AMENAZAS MÁS PELIGROSAS PARA LAS EMPRESAS EL PRÓXIMO AÑO. 

• EN 2019, EL COSTO DE LOS CIBERDELITOS EN EL PAÍS ASCENDIÓ A 600 MILLONES DE DÓLARES.

Anunciante

El desarrollador presentó sus tendencias para el próximo año en torno a la ciberseguridad, en las que sobresalen el aumento de ataques más sofisticados y lucrativos por parte de cibercriminales. 

Durante el Informe de Tendencias en Seguridad Informática 2021, presentado de forma virtual, Miguel Ángel Mendoza, Especialista en Seguridad Informática del Laboratorio de Investigación en ESET Latinoamérica, explicó que la primera tendencia gira entorno a las tecnologías de prevención. 

Debido a que en los últimos 15 años el malware creció en un 1000% en cantidad, complejidad y diversidad, dando como resultado amenazas más complejas con ataques de alto perfil que se basan en herramientas del sistema operativo o herramientas sigilosas que reducen los rastros, hoy más que nunca es necesario contar con soluciones en ciberseguridad. 

“La prevención implica considerar más herramientas de protección, incluso cambiar los enfoques, con predicción para identificar amenazas, y dar respuesta si llevan a cabo su actividad maliciosa”, dijo Mendoza. 

Las soluciones integrales, que brindan visibilidad completa de la red, monitoreo y evaluación de actividades en la red en tiempo real son una tendencia. 

En tanto, Camilo Gutiérrez, Jefe de Laboratorio de Investigación en ESET Latinoamérica, agregó que para el 2021 se espera un aumento en los ataques dirigidos a la par de una acelerada transformación digital que traerá consigo cambios culturales, de paradigma, de adaptación, innovación y en los hábitos de consumo. 

Algunos de los controles básicos que las empresas pueden adoptar para resguardar su información son soluciones de antivirus, firewall y backup, mismas que las compañías en el país han adoptado en un 78%, 75% y 64% respectivamente. 

Mendoza comentó que en México se tienen identificadas al menos a cuatro familias de troyanos bancarios: Amavaldo, Grandoreiro, Lokorrito y Mispadu, a través de los cuales se secuestra información y se pide un pago de rescate. 

En total se tienen identificadas 11 familias de troyanos bancarios operando en Latinoamérica, siendo Brasil el país más afectado de la región. 

Además, los diferentes tipos de ransomware afectan a usuarios, organizaciones, e instituciones de gobierno, educativas y de salud. Y los ataques cada vez son más sofisticados, persistentes y lucrativos para los atacantes. 

Riesgos potenciales para 2021 

La hiperconectividad aumenta los riesgos para los usuarios, ya que en muchas ocasiones las estrategias de seguridad tradicionales no son escalables a diversas plataformas. Sobre las vías de comunicación: el uso de WhatsApp se incrementó 144% y el uso de videoconferencias aumentó 430% (Zoom creció 1,840%). 

Gutiérrez expuso que otra tendencia que identifican es la sexualidad en la era digital, en donde hay cada vez un mayor número de dispositivos o juguetes sexuales conectados a internet, los cuales también son vulnerables a ataques, y por ende es posible la filtración de imágenes o extorsión. 

En cuanto a ataques de phishing, hubo un aumento de 27% en la detección de archivos vinculados a este tipo de campañas entre enero y octubre de 2020, comparado con el 15% de aumento que se registró en el mismo periodo de 2019. 

México registró 22% del total de ataques de phishing, siendo el país con mayor porcentaje en Latinoamérica. 

[email protected]

Share via
Copy link
Powered by Social Snap