Por qué los CIOs necesitan subirse a la nube

Entender que migrar a tecnología en la nube puede ser algo complicado; permite a un CIO avanzar de manera inteligente y estratégica, a fin de preparar a la empresa para aprovechar los beneficios de una sólida estrategia de nube en la forma más eficaz y eficiente. Y no lo duden: si se hace correctamente, esos beneficios pueden ser infinitos, pero una estrategia de nube eficaz siempre se debe alinear con los planes de arquitectura empresarial del departamento de tecnología de la empresa.

 

La implementación de los distintos niveles de procesamiento en la nube puede ofrecer ventajas substanciales. ¿Qué tan substanciales? Con la adopción de tecnología en la nube, las empresas pueden percibir incrementos importantes en los tiempos de entrega de aplicaciones nuevas, hacer un mejor uso de la capacidad de almacenamiento, y ahorrar millones de dólares anualmente en costos de soporte de hardware y software, así como contar con una infraestructura tecnológica que sea más fácil de escalar (crecer) para adaptarse a las cambiantes cargas de trabajo. Sin embargo, esos resultados sólo pueden alcanzarse cuando la agilidad se incluye como un principio de diseño en los sistemas de TI. Sólo a través de la agilidad podrán los CIOs cumplir la promesa de una mejora substanciosa que ofrece el cómputo en la nube.

 

Un cambio tan significativo no sucede de la noche a la mañana

El camino hacia una implementación exitosa de la nube puede ser largo, con muchos altibajos. Algunos CIOs cometen el error de pensar que sus empresas están listas para esa transición: una suposición que puede provocar inconvenientes y malos entendidos.

 

Antes que nada, el CIO debe entender que la nube no es un monolito mágico capaz de administrar todo con sólo oprimir el botón de guardar o de enviar, y que puede ofrecer mucho más que solo alojamiento.

 

El conocimiento sobre la nube no sólo es relativamente nuevo, sino que también se ha presentado a la gente en una manera que genera expectativas sumamente altas entre los usuarios finales. Gracias a la consumerización de la TI, muchos departamentos se ven obligados a competir, al menos en la mente de las partes interesadas, contra Google, Apple, Amazon y Facebook. Después de todo, es la nube, ¿no es así?

 

Un proceso educativo integral es un componente crítico para cualquier estrategia de nube, y entre más inclusivo sea ese proceso, menos difícil será la transición de una empresa.

 

Existen retos operativos cotidianos a considerar

Si una aplicación o servicio está causando problemas, los usuarios finales llamarán al departamento de TI en busca de una solución. ¿Pero qué ocurre si esa aplicación reside fuera de la empresa o está alojada por un proveedor de nube? ¿Quién es el responsable en esos casos? Para poder soportar los SLAs internos y externos, un CIO debe negociar contratos rigurosos con los proveedores de nubes antes de la implementación. Las expectativas y responsabilidades que establece el proceso de TI para soportar una infraestructura en la nube se deben auditar periódicamente para evaluar su efectividad e identificar posibles problemas.

 

Por otra parte, adoptar una infraestructura en la nube requerirá nuevas funciones corporativas de TI. Las eficiencias que ofrece la nube reducirán la necesidad de actividades de TI tradicionales, como administración de bases de datos y de servidores, y, al mismo tiempo, ampliará la necesidad por experiencia en seguridad, virtualización, almacenamiento y automatización de procesos. Antes de realizar cualquier transición, el CIO debe asegurarse de que el equipo de TI de la empresa cuente con el conjunto adecuado de habilidades. De no ser así, se deben tomar decisiones respecto a contratar expertos o subcontratar profesionales de los proveedores de nube.

 

Un CIO que se encuentre trabajando para implementar una estructura de Nube también debe elegir con qué proveedor de nube aliarse. Hoy más que nunca, esa relación es una alianza sumamente crítica y estratégica. La evaluación de proveedores debe ser exhaustiva. Nuevas infraestructuras y tecnologías basadas en la nube surgen todos los días, y muchas causarán un impacto importante en los departamentos de TI. Los CIOs deben identificar qué tecnologías de nube pueden beneficiar más a sus departamentos y luego evaluar a los proveedores de acuerdo a sus productos y experiencia para aprovechar esas tecnologías en forma más efectiva. Después de identificarlos, los proveedores deben evaluarse con base en su estabilidad, grado de compromiso y nivel de servicio. La capacidad tecnológica es importante, pero es sólo un componente más para establecer una alianza de cómputo en la nube que sea eficaz.

 

Implementando la estrategia de nube de forma efectiva e inteligente

Pero quizá lo más importante a considerar, además de las cuestiones de cultura, operaciones, seguridad, niveles de servicios y alianzas, es la aptitud del CIO para lanzar y administrar una implementación en la nube. Los CIOs deben identificar cómo la tecnología en la nube puede beneficiarlos y cumplir sus objetivos de negocio, promover internamente la adopción de esa tecnología, y luego manejar la relación con los proveedores de tecnología en la nube para garantizar que la implementación sea fluida y que las operaciones sean lo más eficientes posible.

 

En el país existen alrededor de cinco millones de empresas y 99.8% de ellas son micro, pequeñas y medianas empresas, por lo que se desprende que alrededor de 100 mil negocios utilizan software empresarial hospedado de manera virtual. La mayoría de las Pymes no cuentan con recursos suficientes para invertir en la infraestructura de TI necesaria para afrontar posibles escenarios de desastre, por lo que la nube se convierte en su única solución.

 

La principal ventaja que ofrece la nube, es que permite optimizar los recursos computacionales existentes al generar economías de escala, y reducir el gasto operativo en el departamento de TI. Asimismo, si la adopción es la adecuada, permite optimizar las tecnologías ya existentes, y maximizar los recursos de la empresa.

 

Aunque parezca difícil, en realidad el éxito sólo depende de las decisiones que se tomen hoy. Los CIOs que implementen con efectividad una estrategia de cómputo en la nube basada en las realidades estratégicas y en las necesidades empresariales obtendrán niveles sin precedentes de alcance y de eficiencia. La nube es un facilitador de negocios: el foco debe ser puesto en los beneficios de la nube para sus negocios, ya que impactará positivamente en los objetivos financieros y estratégicos de la empresa y no sólo en el área de TI.

 

[email protected]

Share via
Copy link
Powered by Social Snap