viernes, julio 19

Amenazada la penetración en telecomunicaciones: Select

0
Compartir nota
La analista Evelyn Pineda, menciona que a pesar de la situación económica acaecida durante los últimos trimestres, el desempeño del sector telecomunicaciones ha sufrido en menor medida las consecuencias de recortes presupuestales tanto en el hogar como en la empresa, dada su condición de gasto y no de inversión que generalmente puede postergarse como suele suceder en el resto de la industria de TI.
En su boletín mensual, la firma consultora señala que no obstante, las implicaciones de la reducción de la actividad económica en México estimadas para los próximos meses, dificultan el crecimiento que ha mostrado el sector telecomunicaciones pues trazan un déficit gubernamental, entre 3 y 4 por ciento del PIB para 2009 y de alrededor de 5 por ciento para 2010. Este déficit es el efecto combinado del mayor gasto ejercido por el gobierno para enfrentar la coyuntura (plan anticrisis, crisis sanitaria, entre otros) y la menor captación de ingresos por la baja actividad, los apoyos fiscales y la reducción del precio del petróleo.

 

El programa que se está promoviendo para el 2010 plantea el incremento de impuestos por 170 mil millones de pesos, que de acuerdo a especialistas en materia económica, en su conjunto da una política que succiona recursos de la economía real. Cabe destacar que en cuanto más prolongada sea la recuperación económica mayores serán los costos para un país como México, pues se trastocarían significativamente factores como la inversión en infraestructura que impulsan la productividad y competitividad del país.

 

Particularmente en el sector telecomunicaciones, diversas iniciativas regulatorias anunciadas en lo que van del año ofrecen opciones para la ampliación de servicios y mejor aprovechamiento de infraestructura existente. Sin embargo, el impacto económico podrían mitigar los resultados esperados sobre todo en cuento a reducción de precios y por ende mayor penetración de servicios. De esta manera, los objetivos establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012, en cuanto a incrementar tanto la cobertura, calidad y la infraestructura del sector podrían plantearse cada vez más lejanos.

 

No cabe duda que iniciativas como la licitación de fibra óptica de la CFE así como la de espectro radioeléctrico se anuncian como los más importantes y esperados sucesos en cuanto ampliación de infraestructura se refiere. En opinión de Select, estos temas adquieren relevancia sobre todo como un medio para afrontar el déficit de infraestructura existente. Bajo las condiciones macroeconómicas actuales, resulta complicado duplicar la inversión en infraestructura y destinar entre 1% y 1.5% del PIB como establece el Banco Mundial necesarios para alcanzar la cobertura universal en servicios básicos y elevar la competitividad del país de manera significativa.

 

Por otro lado, recientes modificaciones en de títulos de concesión que permitirán a operadores comercializar servicios móviles así como incursionar en el mercado de trunking y servicios de televisión restringida para el caso de Nextel, Movistar y Axtel respectivamente podrían no surtir los efectos esperados. A pesar del desempeño mostrado durante los últimos trimestres de los servicios de telefonía móvil y accesos a internet de banda ancha, que entre otras cosas han apalancando el desarrollo del sector, a lo que va del año, se han mostrado signos de desaceleración. Al primer trimestre del año, los servicios de voz totalizaron en $138,727 millones de pesos, de los cuales el 71% corresponde a servicios móviles creciendo al 7% respecto al primer semestre del 2008, aunque cerca de 5 puntos porcentuales menos que durante el 2007.

 

En lo que respecta al mercado de internet de banda ancha, el primer trimestre del 2009 tuvo un crecimiento en pesos del 32% respecto al 2008. Trimestralmente este servicio capta cerca de 500 mil usuarios, lo que sitúa a México como los países con las mayores tasas de crecimiento en Latinoamérica.

 

No obstante, el desarrollo contante que ha mostrado el sector, sobre todo en los dos rubros antes mencionados, Select ha medido la penetración en los hogares, de acuerdo a los diferentes niveles socioeconómicos. De los más de 26 mil hogares identificados por CONAPO en 2008, se ha identificado que cerca del 37% de los hogares mexicanos podría incluso con contar con acceso a telefonía móvil, el servicio de telecomunicaciones con mayores índices de penetración a nivel mundial. Y es que alrededor del 50% de los hogares en nuestro país, se ubica en los niveles socioeconómicos D/E, es decir, los más bajos con ingresos mensuales de hasta menos de 6 mil pesos.

 

Por su parte, los servicios de internet de banda ancha plantean un panorama de menor penetración todavía. Durante el 2008, el mercado de internet de banda ancha para el sector residencial totalizó en más de 5 millones de accesos, es decir únicamente el 19% de los hogares en México contaba con un acceso a la red.

 

 

 

 

Figura 1 Penetración en hogares de telefonía móvil y banda ancha por nivel socioeconómico 2008

 

Como puede observarse, los estratos socioeconómicos más bajos, son aquellos que en menor medida han logrado insertarse en la carretera de la información. Las caídas generalizadas de la economía, el incremento en las tasas de desempleo, amenazan con restringir la adopción de estos servicios a los segmentos menos favorecidos, dada la alta elasticidad del precio de la demanda de servicios para la mayoría de la población.

 

Hace unas semanas la OCDE publicó la edición 2009 del reporte Communications Outlook donde como es habitual, el estudio identificó los lugares en que México se ubicó en la penetración de servicios de telecomunicaciones, así como el porcentaje de hogares o ciudadanos mexicanos con acceso de banda ancha, comparado con otros países, entre otras mediciones. Entre otras cosas, la evidencia de los datos muestra la baja penetración alcanzada en nuestro país, aunque cabe mencionar que más allá de la penetración per se, existe un problema estructural que ocasiona el bajo poder de compra de la población indispensable de resolver.

 

La misma OCDE proporciona otros datos que permiten contextualizar la posición de nuestro país. En cuanto a telecomunicaciones se refiere, los datos arrojan que a pesar del margen que ciertas empresas de telecomunicaciones obtienen, la estructura económica desigual, con un alto número de PYMES (99%) y rezagos sociales en la población, crean clientes poco rentables, lo que limita la capacidad de inversión y mayor crecimiento del sector.

 

Ante tales retos, resultan imprescindibles los esfuerzos tanto gubernamentales como de la industria. Los actuales planes de saneamiento económico que plantean un gravamen especial de 4 por ciento a las telecomunicaciones, sumado al 15 por ciento de IVA y al nuevo impuesto de 2 por ciento al consumo podría impactar negativamente en la adopción de servicios en los segmentos menos favorecidos de la población. Ante tal situación, los operadores tienen el reto de ofrecer servicios adecuados a las necesidades económicas, si la finalidad es incrementar la penetración en los servicios de telecomunicaciones. Es menester un plan de inversiones para poder llegar hacia un mayor número de usuarios así como la implementación de planes creativos que incentiven la adopción de servicios.

Compartir nota
Share.

Sobre el autor

Leave A Reply