Energía de reserva

Se dice que en México mucha gente no tiene el hábito de planear. Esto aplica en muchos rubros y la tecnología no es la excepción. ¿Cuántas personas salen a comprar, un domingo por la tarde, un cartucho para impresora? o ¿cuántos adquirieron un disco duro externo justo después de que fallara su unidad IDE? Ni qué decir de todos aquellos que se enteraron de la existencia de los UPS luego de que después de un apagón una descarga dejara su tarjeta madre humeante e inservible.


Esta cultura de la no prevención ha llevado al mercado de no breaks a ser cuasi-estacional y a que todos los fabricantes esperen la temporada de lluvias para echar toda la carne al asador. Pero ha pensado qué ocurrirá ahora que el cambio climático ha hecho que el ciclo de las estaciones no cumpla con sus fechas habituales.

Hay zonas de la República que verán llegar tormentas e inundaciones antes de lo normal mientras otras regiones podrían sufrir severas sequías. Entonces, ¿dónde quedará la estacionalidad?

Todo es parte de un gran círculo vicioso: cada día hay más emisiones de gases a la atmósfera que originan mayor calor en el planeta, esto obliga a usar más sistemas de enfriamiento y aire acondicionado, lo que genera más consumo eléctrico que a su vez requiere mayor generación de electricidad misma que en, muchos casos, se logra quemando disel o carbón, lo cual nos lleva de vuelta a los gases lanzados a la atmósfera.

Tanto en el caso del cambio climático como en la estacionalidad de las ventas de UPS existe una sola solución: la información. Es aquí donde los medios y los fabricantes debemos trabajar hombro con hombro, pues el fin común va más allá de sólo publicar o promover, se trata de educar.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap