Especie en extinción

Cuando uno habla sobre aquellos grandes mayoristas que abarcaban casi todos los terrenos de las Tecnologías de Información, la idea queda diluida en dos o tres empresas. Esos gigantes se están extinguiendo, dando lugar a otro tipo de mayoreo, el focalizado en nichos específicos.

Ahora vemos la entrada de nuevos jugadores cuya propuesta se centra en software, consumibles, redes; el truco se llama foco, mientras que los otrora gigantes, sabiamente han modificado sus estrategias de mercado: unos se dirigen a la PyME y otros a la industria OEM, por citar unos ejemplos.
Asimismo, los grandes mayoristas han tenido que rehacerse para no entrar en crisis o fase de shock, con la consigana: “el que mucho abarca poco aprieta”, incluso, compañías como Ingram Microse reinventan con el afán de no perder su posición de mercado; dividen su oferta por segmentos de manera que semejan la creación de varias compañías dentro de la misma.
La ley que rige a la globalización no permite el gigantismo, sobre todo en economías que aun no están preparadas para ello, como es la nuestra; en ciertos estratos la oferta ya no se rige por el canal tradicional, sino por lo retailers como quiera que se llamen, además de los efectos constantemente mencionados sobre las ventas directas.
En este sentido, las leyes de la evolución no se equivocan: los seres vivios más exitosos son aquellos que se han reducido; los grandes mamíferos se fueron extinguiendo poco a poco para dar lugar a especies compactas pero que aprovechan mejor su entorno.
En el mayoreo, las grandes compañías se han desgastado y ahora dan cabida a aquellas que solamente tomarán un parte pequeña del pastel, aunque no por ello deja de ser nutritiva. Por lo tanto, el futuro indica que le diremos adiós a los gigantes; sobrevivirán los que mejor atiendan a sus socios fabricantes y, por supuesto, a su canal de distribución.
Cabe señalar que el mismo mercado puso las reglas; los fabricantes que no son HP, IBM, Intel o demás, están hartos de ser tratados como una marca más. Estos pequeños fabricantes han optado por fortalecer a los mayoristas especializados.
El mercado y las leyes de Darwin siempre castigan la soberbia y falta de adaptabilidad. En genral, los proactivos son los que se llevarán gran parte del pastel y finalmente, los que no quieran cambiar, vivirán la extinción en carne propia…

Share via
Copy link
Powered by Social Snap