DestacadosReportaje

Innovación tecnológica, integración inteligente y oportunidades para el futuro de la videovigilancia

La videovigilancia ha evolucionado, integrando funciones como detección biométrica, sensores avanzados y Deep Learning. 

  Se espera que el mercado global alcance los 129.55 mil millones de dólares en 2028, impulsado por la demanda de soluciones que no solo registren, sino que analicen datos para mejorar la prevención y respuesta a emergencias.

  A largo plazo, se espera que la demanda persista, impulsada por la seguridad sanitaria y la evolución de soluciones basadas en la nube, IA y análisis de datos.

  Colaboraciones estratégicas y oportunidades para los canales son clave en este mercado.

Anunciante

Panorama 

En América Latina, así como en otras regiones del mundo, la seguridad se ha convertido en uno de los desafíos apremiantes para todos los sectores. Garantizar la seguridad en espacios urbanos, entornos industriales, aeropuertos, edificios, estadios o escuelas es cada vez más relevante y necesario.

De esta manera, la videovigilancia y los sistemas destinados al monitoreo han evolucionado, incorporando funciones que permiten a los operadores detectar posibles amenazas, controlar el acceso a zonas de riesgo e identificar con rapidez elementos específicos en largas secuencias de audio y video.

La detección biométrica, los sensores de temperatura y movimiento, micrófonos, el audio bidireccional y cámaras de visión nocturna son algunas de las herramientas que las soluciones de videovigilancia incorporan hoy en día. Además de funciones basadas en el Deep Learning y software especializado que permiten el procesamiento de los datos para generar protocolos avanzados.

De acuerdo con Mordor Intelligence, en 2023, se esperaba que el tamaño del mercado global de sistemas de videovigilancia alcanzara los 72.79 mil millones de dólares, mientras que para 2028 se estima alcance los 129.55 mil millones de dólares a nivel mundial.

Los avances implementados a las soluciones de videovigilancia, así como la incorporación de herramientas que permitan su máximo aprovechamiento, son la respuesta al crecimiento en la demanda de soluciones que no sólo registren lo que ocurre, sino que sean capaces de analizar y procesar información que sea útil para mejorar las acciones preventivas, así como la respuesta inmediata en casos de emergencia.

Soluciones innovadoras

Como parte de la aceleración en los avances tecnológicos, la industria de la seguridad también está inmersa en la incorporación de sistemas de Inteligencia Artificial (IA) y aprendizaje profundo (Deep Learning). Su inclusión está presente en casi todos los nuevos dispositivos ya que permite mejorar las capacidades de análisis requeridas para soluciones desplegadas en el borde.

-Luis Enrique Bonilla

 De acuerdo con Luis Enrique Bonilla, Gerente de Desarrollo de Negocios e Ingeniería de Ventas para Axis Latinoamérica: “Dentro de las tres principales tendencias para el mercado de la videovigilancia en 2024 está la integración de tecnologías de Inteligencia Artificial y lenguaje profundo con el fin de darle cada vez más capacidad a los dispositivos para que la información sea accionable en tiempo real. De forma que las cámaras no sean elementos que graban y de pronto se busque algún video que tenga información, sino por el contrario, se vuelvan sensores que a través de la Inteligencia Artificial activan, con los analíticos, información accionable”.

Otra tendencia mencionada por Bonilla son las arquitecturas híbridas, que además de tener en consideración la operatividad a través de la nube, deberán tener capacidad de adaptación y generación para diferentes entornos, ya que la adopción y el despliegue tecnológico no es homogéneo. La inclusión de tecnología de Inteligencia Artificial en los dispositivos, el almacenamiento de la información en arquitecturas híbridas, y la especificación para cada entorno, son elementos que pueden ayudar a capitalizar al máximo las soluciones de videovigilancia.

Un ejemplo de ambas tendencias aplicadas en la región es el despliegue realizado por la StartUp brasileña Gabriel, que opera la red más amplia de cámaras de seguridad en Río de Janeiro y Sao Paulo. A través de cámaras inteligentes y visión computarizada, la solución ayuda a identificar un promedio de seis delitos diarios, que representa un aumento del 500% en los últimos 12 meses.

Integración de sistemas

La integración de las soluciones de videovigilancia con otras tecnologías emergentes como el Internet de las Cosas (IoT) o la analítica de datos, es esencial para proporcionar soluciones completas y efectivas. Al respecto, Luis Colossio, Gerente de la Unidad Redes en Grupo CVA, mencionó que la integración de diversas tecnologías es uno de los mayores desafíos para el mercado.

“El reto se encuentra en la implementación de la inteligencia basada en grandes volúmenes de datos, implementando estándares y reglamentaciones de forma gradual o por etapas”, subrayó el vocero. La implementación por etapas de nuevos sistemas debería ayudar a las empresas a realizar una transición de sistemas manuales a sistemas automatizados de vigilancia. Para lograrlo, como lo señaló Luis Colossio: “Se requiere un despliegue gradual de inteligencia basada en datos, comenzando con reglas simples y avanzando hacia técnicas de aprendizaje automático más sofisticadas que podrían detectar patrones de ataque asimétricos más complejos”.

Luis Colossio

De esta forma, la integración de nuevas tecnologías no es un proceso que se realice en una sola etapa o instalación, sino que requiere una planeación precisa de los sistemas a integrar y un despliegue gradual que garantice su correcto funcionamiento y provea beneficios a los usuarios.

Como ejemplo de la integración tecnológica para sistemas de videovigilancia, Dahua Technologies ha comenzado a distribuir soluciones en diferentes países de Latinoamérica para entornos habitacionales, que incorporan funciones de gestión integrada, reconocimiento facial y dispositivos para control que permiten a los usuarios tener una experiencia de seguridad integral.

Desafíos y soluciones en la implementación

A pesar de los beneficios que ofrece la integración de soluciones de videovigilancia en diversos entornos, existen desafíos comunes que enfrenta la región respecto a su implementación. La privacidad y el uso ético de la información almacenada en los dispositivos, sobre todo de datos biométricos, es un tema que se aborda cada vez más en los sistemas regulatorios de diferentes países.

Miguel Ángel Pérez Valle

Miguel Ángel Pérez Valle, Gerente de División de Redes y Seguridad en PCH Mayoreo, destacó dos de los desafíos en la implementación de sistemas de videovigilancia: “La transmisión de datos desde las cámaras hasta los servidores, que puede ser vulnerable a la interceptación y manipulación, comprometiendo la integridad de la información. Así como los riesgos en la gestión de datos, ya que la gestión inadecuada, como el almacenamiento no seguro o la falta de políticas de retención, puede poner en peligro la privacidad y la conformidad con las regulaciones”.

Por ello, la implementación de protocolos de ciberseguridad en videovigilancia, así como el establecimiento de prácticas que garanticen la protección y privacidad de la información, son elementos cruciales en el despliegue de soluciones de videovigilancia.

Al respecto, Luis Enrique Bonilla subrayó: “Hay marcos regulatorios que comienzan a fortalecerse en diferentes países y es importante que como proveedores tengamos transparencia acerca de cómo trabajamos y procesamos los datos para que haya un conocimiento del mercado acerca de qué se está haciendo con esa información, y es vital que se haga de forma ética”.

Tendencias

Las tendencias en el mercado de la videovigilancia, de acuerdo con Axis, podrían resumirse en cuatro vertientes: el potencial de la IA generativa, la arquitectura híbrida, seguridad y protección de la información, y la regulación y cumplimiento. A estas tendencias se le suma la creciente demanda de soluciones de videovigilancia para sectores industriales, así como retail, salud y energía.

Respecto a la IA, los voceros coincidieron en que su incorporación transforma la videovigilancia, ya que las soluciones pueden ser aprovechadas en diversos entornos, no sólo como parte de prácticas de seguridad, sino también en campañas de marketing, como el mapeo del comportamiento de los compradores en una tienda.

Las soluciones de videovigilancia también comienzan a ser desplegadas en entornos industriales. A través de la IA y la analítica avanzada de datos, sectores como el automotriz y de manufactura, tienen un mejor control de los procesos que realizan y así evitan accidentes o pausas en las cadenas de producción mediante la detección y aviso oportuno de posibles fallas.

Como explicó el vocero de Axis: “Los dispositivos se integran cada vez más a los procesos de los clientes. Ya no se trata de la vigilancia por un lado, el core de negocio del cliente por otro. La ventaja ahora es que tenemos capacidad de integrarnos profundamente en el core de negocio de los usuarios finales. Por ejemplo, a nivel industrial, captar información de la maquinaria que está haciendo un proceso industrial, correlacionarla de manera sistemática en un concepto machine-to-machine y entregarla a la cámara”.

Otro sector que comienza a incorporar soluciones de videovigilancia es la industria energética. Miguel Ángel Pérez destacó que: “En la industria energética, la videovigilancia se utiliza para la seguridad en instalaciones críticas, monitoreo de infraestructuras y prevención de intrusiones. Además, se integra con sensores para la detección temprana de incidentes ambientales, como fugas de productos químicos o cambios en las condiciones meteorológicas. Las cámaras se utilizan para inspecciones remotas de activos, como torres de energía o instalaciones de producción, reduciendo la necesidad de intervenciones físicas”.

Educación, salud, transporte y logística también son sectores que presentan un alza en las soluciones de videovigilancia. Por lo que, los fabricantes y mayoristas pronostican que el mercado continue creciendo y gane fortaleza durante los próximos años.

“A largo plazo, se anticipa que la demanda de soluciones de videovigilancia seguirá siendo fuerte, con un enfoque continuo en la seguridad sanitaria y la implementación de tecnologías avanzadas. Se espera que las soluciones basadas en la nube, la inteligencia artificial y el análisis de datos desempeñen un papel crucial en la evolución de la industria de la videovigilancia. Además, es probable que la integración de estas soluciones con otras tecnologías emergentes siga siendo una tendencia dominante en el futuro”: Miguel Ángel Pérez Valle, PCH Mayoreo

Colaboración y alianzas estratégicas

Respecto a las oportunidades del canal en el mercado de videovigilancia, el especialista de PCH subrayó: “Los integradores de tecnología tienen diversas oportunidades en el ámbito de las soluciones de videovigilancia, y el éxito en este campo puede depender de la identificación de nichos específicos y la implementación de estrategias efectivas”.

Luis Colossio estima que para 2025 México se convierta en el líder de negocio para Latinoamérica en soluciones de videovigilancia: “aprovechando áreas de negocio gracias a los proyectos y fenómenos de gran envergadura que se están desarrollando y los que ya se tienen proyectados en distintas áreas como hospitalidad, gobierno, y el ya conocido, nearshoring”.

Mientras que Luis Enrique Bonilla destacó: “Como fabricante buscamos generar oportunidades de negocio a toda la cadena de comercialización, de tal forma que con las nuevas tecnologías los integradores tengan nuevas posibilidades de entregar servicios complementarios a los usuarios finales a través de dispositivos IoT, cámaras, controles de acceso, intercomunicadores, audio y un gran número de dispositivos que salen con el objetivo de innovar en la forma de hacer negocios en la región. No sólo es traer mejores dispositivos sino dispositivos que solucionen las problemáticas de los clientes finales y eso desencadene oportunidades para los canales”.

Los canales, desde la visión de los fabricantes y mayoristas, tienen una amplia gama de oportunidades para aprovechar el crecimiento del mercado de videovigilancia. La integración de sistemas, el mantenimiento y la actualización, la consultoría y las alianzas estratégicas son algunas de las recomendaciones para que el canal considere distribuir soluciones de videovigilancia.

“Los integradores de tecnología que pueden adaptarse a las demandas del mercado, ofrecer soluciones personalizadas y mantenerse a la vanguardia de las tendencias tecnológicas,  tienen la oportunidad de destacar en el competitivo campo de la videovigilancia” concluyó Miguel Ángel Pérez Valle.

 

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba


Share via
Copy link
Powered by Social Snap