Seguridad

Diez dispositivos IoT más denunciados por las mujeres que sufren maltrato doméstico en Reino Unido

Timbres RING, smart TV y Amazon Alexa entre los dispositivos más utilizados por los autores de los abusos domésticos.

Avast y Refuge, organización contra el maltrato doméstico en el Reino Unido, han señalado los diez principales dispositivos conectados a Internet (IoT) que las víctimas de maltrato doméstico reportan con más frecuencia como utilizados contra ellas.

De acuerdo con la empresa de ciberseguridad, para la mayoría de las personas los dispositivos inteligentes ofrecen comodidad en el hogar,  y aunque fabricantes toman precauciones para mitigar el abuso, en las manos equivocadas dichos dispositivos conectados a Internet pueden usarse para dañar y ejercer control sobre sus víctimas. Mencionó que Refuge ha experimentado un aumento de informes de mujeres que buscan orientación sobre cómo asegurar su tecnología, y apoyo con los dispositivos más comunes reportados:

  • Ring doorbells
  • Amazon Alexa & Amazon Echo
  • Google Home Hub
  • Sistemas Nest y termostatos inteligentes
  • Televisores inteligentes
  • Enchufes inteligentes
  • Rastreadores de fitness y smartwatches (Apple Watch)
  • Sistemas inalámbricos
  • Cerraduras inteligentes
  • Cámaras de videovigilancia

Una investigación en el Reino Unido con más de 2,000 mujeres,  realizada por Avast y Refuge,  descubrió que el 48% era incapaz de nombrar un solo dispositivo que creía que podía ser vulnerable a los abusos, aumentando al 60% para las mayores de 55 años. Además, el 66% de las mujeres no sabían dónde obtener información para ayudar a proteger los dispositivos de su casa si creían que habían sido comprometidos por un abusador, lo que aumenta al 79% para las mayores de 45 años.

La investigación también ilustra cómo se utiliza esta tecnología en situaciones de abuso: 64% de las mujeres en el Reino Unido tienen el control de administración de los dispositivos IoT en sus propios hogares; una de cada cuatro (27%) declaró que el acceso de administración de estos dispositivos no se ha compartido de manera equitativa o con transparencia en su hogar; y el 18% de las mujeres dijo que no tienen control sobre la configuración de Wi-Fi en su casa, pero su pareja o miembro de la familia sí. Además, el 41% de las mujeres del Reino Unido declaran que su pareja o un miembro de su familia conoce la contraseña de sus dispositivos personales, y el 72% de ellas afirman haberla facilitado voluntariamente.

Anunciante

«Aunque los resultados de esta investigación son preocupantes, creemos que sólo arañan la superficie de una realidad mucho más dura. Muchas mujeres pueden no ser capaces de detectar los signos de que han sido obligadas a dar su contraseña a una pareja abusiva, o no son conscientes de que un miembro abusivo de su hogar las está espiando a través de su Wi-Fi. La realidad es que una de cada cuatro mujeres sufrirá algún tipo de abuso doméstico a lo largo de su vida, y el abuso tecnológico forma parte cada vez más de ese problema, por lo que Refuge se ha asociado con Avast. No sólo intentamos concienciar sobre este problema, sino que queremos equipar a las mujeres para que puedan mitigar los peligros potenciales de estos dispositivos en las manos equivocadas», expresó Ruth Davison, directora ejecutiva de la asociación benéfica.

Para ayudar a las mujeres a recuperar el control de sus dispositivos digitales y su entorno, ambas organizaciones unieron fuerzas para lanzar una herramienta de seguridad doméstica IoT [INSERTAR URL]. Esta herramienta interactiva está diseñada para destacar las formas en que los dispositivos domésticos inteligentes pueden ser mal utilizados y ayudar a las mujeres a mantener sus dispositivos seguros y libres de abusos.

La herramienta reproduce un entorno doméstico típico, destacando estos dispositivos in situ. Cuando se hace clic en cada dispositivo, se ofrecen a las mujeres pasos fáciles de seguir para asegurar el dispositivo.

Jaya Baloo, CISO de Avast, dijo: «Las Naciones Unidas calificaron el abuso doméstico y la violencia contra las mujeres en el punto álgido de la crisis de la Covid-19 como una ‘pandemia en la sombra’ y el abuso tecnológico juega un papel importante en este problema. Nuestros investigadores descubrieron que se ha producido un aumento del 93% en el uso de aplicaciones de spyware y stalkerware en el Reino Unido desde que se introdujeron las medidas de bloqueo y pusimos a prueba estos diez dispositivos denunciados a Refuge. Todos ellos son populares, por lo que nos hemos centrado en proporcionar consejos claros  a las mujeres sobre cómo mantener sus dispositivos protegidos del uso indebido».

En México

En México una encuesta de Avast señala que el número de ataques de stalkerware y spyware creció un 291% en los meses de enero y febrero de este año, en comparación con el mismo período de 2020, antes del anuncio a los mexicanos sobre las primeras medidas de restricciones contra Covid-19 en el país.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), desde marzo de 2020 a julio de 2021, en México se han reportado 337,033 delitos de violencia familiar. En los primeros siete meses de este año, el número alcanza 150,449, una cifra casi igual a la registrada en todo el 2016.

La historia de Louise sobre el abuso tecnológico

Louise (el nombre ha sido cambiado), una superviviente del abuso tecnológico apoyada por Refuge, dijo:

«Mi agresor trabaja en el sector de la tecnología y controlaba la red Wi-Fi de nuestra casa. Me decía que era demasiado estúpida para entenderlo. Durante el encierro, sus abusos se intensificaron y tuve que tomar medidas para protegerme. Configuré algunos dispositivos domésticos inteligentes para grabar los abusos. Nunca se me ocurrió que mi pareja maltratadora pudiera hackear estos dispositivos y utilizarlos contra mí; para espiarme, para escuchar mis llamadas, para vigilarme. Cuando salía de casa, volvía con mis cosas sucias o desaparecidas. Pero cuando comprobaba los registros de las cámaras de mi casa, las grabaciones de esos momentos no estaban allí.

No podía entenderlo. Dudaba continuamente de mí misma. Mi maltratador negaba haber tocado algo, pero dejaba caer indirectas para hacerme saber que conocía el contenido de mis conversaciones privadas. Era aterrador, confuso y traumático. No sabía a dónde acudir para pedir ayuda, pero encontré a Refuge y me puse en contacto con ellos para pedirles apoyo. Me ayudaron a reconocer mis experiencias como abuso tecnológico y a recuperar poco a poco el control de mis dispositivos. Aunque el abusador ya no vive en mi casa, todavía me cuesta relajarme del todo con la tecnología. Nunca me olvido de que podría estar escuchando y observando. Nunca te libras de ello».

La herramienta de seguridad doméstica IoT puede encontrarse aquí.

[email protected]

WhatsApp eSemanal 55 7360 5651

También te puede interesar:

Avast lanza Business Hub para socios de canal y empresas

Kaspersky ofrece proteger dispositivos conectados en el hogar

Seguridad en el Hogar bajo la mira de los criminales

Exfiltración de datos en Latinoamérica: una mina de oro para los hackers

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Share via
Copy link
Powered by Social Snap