México, uno de los países que tardará en recuperarse económicamente por la COVID-19

IDC prevé colapso financiero igual o peor al de 2008-2009.

En un escenario poco prometedor para la economía mexicana debido a la pandemia, además, se suma el contexto político por parte del gobierno federal, el cual agrava la situación debido a la incertidumbre que se generó en los mercados nacionales; lo anterior complica la situación, incluso aún más que en la última crisis del 2008-2009, aseguró la consultora.

Anunciante

El impacto que se anticipa será de alto calado para los diversos sectores económicos en México, en el que se incluye la industria TIC, quienes sus principales preocupaciones están orientadas hacia la reducción de ventas, operaciones remotas de las compañías, impacto a los flujos de efectivo y cobranza, así como la reducción de los márgenes, entre otros.

“El gabinete económico actual carece de experiencia, lo cual complicará la salida de esta crisis”: Jorge Gómez, Director de Soluciones Empresariales en IDC México.

 

Principales retos operativos que enfrentan los negocios durante la contingencia:

• Reducción de ventas: 59%

• Operación remota de la compañía: 32%

• Impacto a los flujos de efectivo y cobranza: 32%

• Reducción de márgenes: 20%

• Interrupción en la cadena de suministro: 19%

• Aumento de costos: 19%

• Mala percepción de los clientes a la operación remota: 6%

• Otros: 13%

 

Es importante señalar que los desafíos también están ligados, y a su vez, divididos por sectores, donde los fabricantes de hardware se ven afectados por las interrupciones en la cadena de suministro, asimismo los canales de distribución por los impactos a los flujos de efectivo y cobranza, mientras que los operadores de servicios de telecomunicaciones adolecen por la operación remota de la compañía.

“Será una crisis severa, pero será corta”: Claudia Medina, Gerente de Soluciones Empresariales en IDC México.

Medidas de seguridad

La seguridad se convirtió en prioridad en estos momentos de teletrabajo, empezando por los dispositivos, debido a que carecen de control y sus redes de acceso (Wi-Fi doméstico), no es posible aplicar de forma remota las políticas de seguridad definidas por una empresa, donde una posible solución a esto sería la asistencia de gestión remota, los VPN y herramientas de autenticación de acceso. El segundo elemento importante son los servicios de monitoreo, para los cuales las empresas buscan especialista en seguridad, monitoreando migraciones y oficina virtual, así lo aseguró Alberto Arellano, Gerente de Investigación de Telecomunicaciones en IDC México, quien agregó: “En los servicios monitoreados, los servicios administrados son clave para atender el ‘pico’ de la demanda. Por último, tenemos el phishing Covid-19, en el cual el miedo alrededor de virus de la pandemia y el trabajo remoto, está creando el terreno perfecto para campañas de phishing generalizadas y los empleados en cuarentena en el hogar tienen más probabilidad de hacer clic en enlaces sospechosos impulsados por una combinación de miedo, confusión y falta de soporte de seguridad de TI”. 

Share via
Copy link
Powered by Social Snap