Cinco predicciones sobre la transformación en la industria de la salud para el 2030: Aruba

Dentro de 10 años, nuestros chequeos médicos podrían incluir mayor interacción con sensores, cámaras y dispositivos de escaneo robóticos que con doctores y enfermeras, a medida que las organizaciones de la salud reconstruyen sus servicios alrededor del Internet of Things (IoT), de acuerdo a un reporte de Aruba.

El reporte, Construyendo el Hospital del 2030, explica tanto la posibilidad, como la necesidad de que la industria de la salud construya centros de trabajo más inteligentes que incorporen tecnología móvil, de IoT y basada en la nube, además de que explora la manera en que estas tendencias transformarán la experiencia del paciente y mejorarán el cuidado clínico.

Predicciones

  1. Autodiagnóstico del paciente: Usando herramientas basadas en apps y wearables para monitorear la salud, y escanear al paciente, ellos mismos tendrán la posibilidad de autodiagnosticarse distintas condiciones desde su hogar, sin necesidad de visitar un hospital.
  2. El hospital automatizado: La entrada al hospital contará con tecnología de escaneo que permitirá medir el ritmo cardiaco, temperatura corporal y ritmo respiratorio desde el momento en que se entra a las instalaciones, seguido de sensores que podrán realizar pruebas de presión sanguínea y electrocardiogramas en segundos.
  3. Duplicar el tiempo libre de los profesionales de la salud: Doctores y enfermeras, que actualmente pasan cerca de 70% de su tiempo haciendo trabajo administrativo, serán capaces de analizar rápidamente los registros de sus pacientes mediante dispositivos móviles, lo que les permitirá ahorrar tiempo para dedicárselo al cuidado de los pacientes.
  4. Repositorios digitales de datos: Los dispositivos se sincronizarán automáticamente con los registros de pacientes, actualizando el seguimiento de las enfermedades, lo que dará a los profesionales de la salud, acceso a datos útiles en tiempo real para tomar mejores decisiones.
  5. Aceptación de la IA: Conforme la Inteligencia Artifical (IA) comience a funcionar y jugar un papel más grande en el diagnóstico y tratamiento, el apoyo del público crecerá, al grado de que los pacientes aceptarán ser diagnosticados por máquinas, siempre y cuando los servicios se diseñen e implementen para su beneficio, además de que se les expliquen las ventajas y se pida su permiso.

Para explicar la habiliad de la IA para mejorar el cuidado de la salud, el profesor de la University College de Londres, Dr. Hugh Montgomery comentó: “Dentro de diez años, seremos capaces de analizar alrededor de 50,000 proteínas diferentes de una gota de sangre, y hacer diagnósticos más rápidos y automáticos. Eso es algo radical, actualmente podemos tener alrededor de 30 variables”.

Sobre el tópico del auto-cuidado de los pacientes, el futurista en Salud Digital, Maneesh Juneja menciona: “Supongamos que se le diagnostica diabetes o presión alta dentro de 10 años. Una vez que se ha hecho el diagnóstico, gran parte del monitoreo se podrá hacer sin que usted visite el hospital con frecuencia. Se podrán rastrear los datos en tiempo real y saber si se está desviando de la dieta o plan de tratamiento, y enviar una notificación mediante un smartwatch o lentes de realidad aumentada”.

Morten Illum, vicepresidente de la región EMEA en Aruba, concluye: “La llegada de servicios de salud digitales trata de mejorar la experiencia del paciente, e incrementar la precisión y calidad del cuidado que se le da. Sobre todas las cosas, esto es lo que debería emocionarnos. Sin embargo, la seguridad de los datos se posa como un gran reto en este momento, y es por eso que estos procesos tardan en completarse. Esperamos ver más instituciones de salud aliándose con proveedores de tecnología para aprovechar el cambio cultural y tecnológico de los años venideros. Con los beneficios que hay en puerta, creemos que vale la pena el esfuerzo”.

 

contactame@esemanal.mx

Share via
Copy link
Powered by Social Snap