lunes, diciembre 10

El data center de 2018

0
Compartir nota

David Cabrera, director de Desarrollo de Negocios de Vertiv

Hoy en un mundo donde la interconexión es lo más importante, toman un papel de vital importancia los centros de datos de nueva generación.

Las arquitecturas tradicionales durante muchos años fueron soportadas por proveedores de servicio de hosting y colocation los cuales al paso del tiempo se vieron en la necesidad de brincar al siguiente paso, la nube. La manera en que ha crecido el modelo de servicios en la nube ha cumplido las expectativas y sin duda hoy sigue siendo el modelo más adoptado por la mayoría de pequeñas y medianas empresas, sin embargo, qué ha pasado con los grandes corporativos los cuales todavía no están seguros de ir en esa dirección, argumentando que la nube no es segura y que la información que manejan es de vital importancia incluso podría llegar a ser de seguridad nacional.

Para todos es claro que sin importar los nuevos modelos y arquitecturas en la infraestructura TI el centro de datos nunca dejará de perder valor, ya que todos estos nuevos desarrollos necesariamente deberán ser hospedados en algún sitio físico que proporcione todas las medidas de seguridad física y tecnológicas para salvaguardar la información.

Los centros de datos de próxima generación traspasarán cualquier límite, integrarán a la perfección instalaciones centralizadas con un extremo de la red más inteligente.

Las expectativas siguen siendo las mismas: un servicio fluido, inmediato e ininterrumpido siguen siendo los tres pilares de las tecnologías de la información. Otro aspecto a destacar en el nuevo centro de datos, sin lugar a dudas, será la capacidad de escalabilidad y modularidad, lo cual permitirá a los prestadores de servicios y usuarios finales hacer un crecimiento planeado de acuerdo a sus necesidades y no estar sujetos a inversiones iniciales incosteables.

Con la adopción del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) y la infraestructura al borde de la red el operador de centros de datos tradicionales ahora tiene la oportunidad de volver a imaginar y reconfigurar sus instalaciones para operaciones locales, reduciendo latencia y velocidad de procesamiento.

Un factor adicional a considerar para este nuevo ecosistema que integra el centro de datos del futuro será la capacidad de duplicar la arquitectura, es decir, el centro de datos deberá convertirse en un commodity en donde su implementación pueda ser inmediata y 100% replicable en cada una de las sucursales u oficinas.

Por último, términos como inteligencia artificial, machine learning, deep learning y desde luego el big data son palabras que ya no son desconocidas para la mayoría de las personas, no obstante, son cosas que hoy damos por hecho sin saber la cantidad de tecnología, velocidad de procesamiento y capacidad de almacenamiento que se requiere para tener toda la información que deseamos en la palma de la mano, densidades de potencia por encima de los 25 kW cada vez son más vistas en la infraestructura pasiva que soporta los centros de datos para 2018.

 

contactame@esemanal.mx

Compartir nota
Share.

Sobre el autor

Comments are closed.