Es hora de hablar menos y hacer más

Compartir nota

Por: Oscar Romero, director de Ventas para México y el Norte de América Latina en Infor

La transformación digital está llegando al sector manufacturero transformándolo.  Los ejecutivos de manufactura que saben de tecnología y buscan la modernización, establecen nuevas metas y redefinen las mejores prácticas. Sin embargo, para muchas empresas del sector, la adopción total de las tácticas de digitalización se encuentra estancada. Muchos la llaman: “la duda antes del salto” y se compara con la incubación prolongada.

Es natural y entendible que una empresa quiera evaluar las opciones de un tema tan importante como la digitalización. Redefinir procesos no es algo que se hace a ciegas, pero es hora de tomar acción y elegir una idea para seguir.

Frecuentemente la gran cantidad de posibilidades e ideas son lo que causan la parálisis en la decisión, desde tácticas para acercarse al cliente, formas para automatizar el mantenimiento preventivo o estrategias para monetizar los datos recolectados por sensores.

Las empresas en general promocionan ideas que se originan de abajo hacia arriba, de gente que está en contacto con los clientes, lidiando y resolviendo problemas. En lo que respecta a la estrategia digital, las ideas deben originarse desde arriba. Y en muchos casos, deben basarse en una visión. El instinto también juega un papel importante, detrás de una  gran idea debe haber pasión.

Tips para superar la etapa de incubación

–Liberar al CIO y al director de TI de tareas como los sistemas de email y la preparación de reportes. Este es uno de los primeros pasos para  que los profesionales puedan centrarse en conceptos estratégicos y críticos. La implementación en la nube pone la carga del mantenimiento básico del sistema, la seguridad y las actualizaciones  en manos del proveedor, liberando la carga de los equipos internos.

–Resolver temas operativos es con frecuencia el punto exacto y más práctico para arrancar. Las empresas pueden aplicar analytics predictivos para resolver los temas recurrentes, como el mantenimiento del inventario de materia prima, capacidad posible de entregas y anticipación de aumento de acuerdo a la temporada en la demanda de los clientes.

–Encontrar valor a través de la integración funcional; es decir,  implementar  y conectar departamentos que estaban antes aislados puede aportar mayor valor. La visibilidad ayuda en la toma de decisiones y garantiza que toda la empresa esté operando en base a los mismos datos.

–La aplicación de tecnologías del Internet de las cosas es otro paso lógico. Los sensores incorporados en las máquinas en la planta de producción, los equipos de manipulación de materiales en las plantas y las flotas de vehículos pueden recopilar datos sobre la condición o ubicación, y ayudar a descubrir fallas en los sistemas actuales. Los datos también se pueden usar para activar acciones automáticas o acelerar procesos.

–Colaboración entre las áreas  de TI, marketing y clientes existentes, que ayuden a generar ideas, compartir los datos de los sensores y mejorar la experiencia con el cliente.

–Innovaciones y nuevos conceptos de otros mercados, también funcionan para acelerar el proceso. Por ejemplo, los proveedores de salud que se focalizan en mejorar la atención de los pacientes, pueden consultar otros modelos del sector hospitalario para utilizar en sus propias aplicaciones.

–Crear diferenciación debería ser siempre una prioridad debido a la competencia global y al riesgo de la copia de productos. Todo proyecto de digitalización debe mejorar la experiencia de los clientes para crear una ventaja distintiva del mercado ofreciendo resultados valiosos.

Las empresas deben seguir estos pasos y hacer la transición para no quedarse fuera de la competencia, es hora de hacer más y hablar menos.

 

contactame@esemanal.mx

Compartir nota

Autor Redacción