¿Cuál es el futuro de la industria de infraestructura?: Commscope

Compartir nota

ommscope,-Martin-Saidi-VP

Por Martin Saidi, vicepresidente de Ventas para América Latina en CommScope:

El auge de tecnologías como el cloud y la conectividad inalámbrica han hecho que las empresas deban adaptarse a la evolución tecnológica y redefinan sus estrategias

En la actualidad el mercado se ha polarizado a gran escala. Por un lado, existen mayores requerimientos high-end, cada vez más exigentes con los centros de datos y los proveedores de servicios; mientras que por otro lado está el mercado, donde la relación costo/prestación, así como la capacidad logística, son determinantes. Debido a esto, las empresas han tenido que adecuar sus estrategias para diversificar y potenciar su participación en el mercado, enfrentándose a grandes desafíos en el camino.

El futuro high-end lo vemos en el desarrollo de ecosistemas virtuosos de productos y servicios, especializados por mercados verticales, haciendo que la infraestructura pueda dejar de ser cross. En la actualidad se pueden generar nuevos niveles de performance y confiabilidad, además de aplicaciones que sumen inteligencia a los usuarios, por ejemplo, determinar manejos optimizados de stock en logística o anticipar afecciones de pacientes en los hospitales.

El auge de tecnologías como el cloud, la conectividad inalámbrica, el paso del cableado de cobre a la fibra óptica y los nuevos esquemas de centros de datos multi-tenant, han hecho que las tradicionales empresas de infraestructura -en particular las de cableado estructurado- deban adaptarse a la evolución tecnológica y de las necesidades de los usuarios, redefiniendo sus estrategias, apostando a la generación de productos mejores, así como la creación de entornos de soluciones que hagan la diferencia.

La clave para adaptarse a los cambios en la industria de la infraestructura de red obliga a que, casi como norma, los proveedores de servicio, así como los distribuidores, deban mantenerse dinámicos y flexibles a la evolución del mercado mismo. De esta forma no sólo pueden crear entornos verticales, sino también adaptarse a la evolución de canal, penetrando a otros sectores del mercado y aprovechando las oportunidades que todo esto representa.

Con la adquisición hace dos años de AMP Netconnect de TE Connectivity por ejemplo, buscamos que nuestros dos modelos, Systimax y Netconnect, puedan seguir existiendo con los ya existentes, manteniendo sus espacios por un lado, pero también con la oportunidad de extender la operación de nuestros integradores si así lo desean, a través de certificaciones y planes de negocio sustentables que hemos diseñado pensando en esta evolución del mercado.

De igual forma, el crecimiento de la Internet de las Cosas (IoT) y la implementación de los nuevos edificios inteligentes, a la par de la llegada de tecnologías como 5G y el llamado ‘wireless especial’, obligan a las empresas a buscar la innovación de sus soluciones, que respondan ya no sólo a las necesidades actuales, sino también se mantengan preparadas para el futuro.

Vienen tiempos mejores en la industria, y debemos estar preparados para afrontar los desafíos que se presentan. Nosotros hemos tratado de mantenernos a la vanguardia sumando la línea PowerFiber, es decir, transmisión de datos y energía por las mismas redes de fibra para potenciar y aprovechar de mejor manera esos desarrollos en la IoT y el 5G. La clave para nosotros, y para todo el mercado, es trabajar en estrecho compromiso y fluidez, de la mano con distribuidores y que todos comprendan la importancia de pensar en el futuro.

 

contactame@esemanal.mx

Compartir nota

Autor Redacción