La rentabilidad del software libre

 

La realidad de las ganancias que ofrece el software a los proveedores de TIC es una constante cada vez más creciente, sobre todo para quienes han invertido en el conocimiento que requiere el manejo de estos lenguajes.

 


 

 

espués del periodo de gestación de Linux se comenzó a observar la introducción de software libre para utilizarlo en la academia, primero, y posteriormente en corporativos, hasta su lento uso en empresas de mediano tamaño.

Algunas compañías proveedoras de soluciones tomaron la bandera del software libre, sin limitarse a Linux, con lo cual le dieron la razón a quienes pregonaban que el uso de estándares abiertos y la comunicación entre diferentes plataformas atraería posibilidades de negocio.

 

Sin embargo, como cualquier tecnología emergente, el código abierto sigue en su periodo de evangelización, donde lucha por aclarar los malos conceptos, argumentos y la capacidad de mercadotecnia de sus detractores, así como contra el escepticismo de los usuarios. En este último punto está librando la batalla, ya que grandes corporativos y gobiernos han comenzado a ver los beneficios de este software.

Del libre al gratuito

Muchas empresas de tecnología se han pronunciado por el uso del software libre con el fin de vender servicios, consultoría y en muchos casos el hardware, tal es el ejemplo de IBM, HP y Sun, entre otros.

Antes de consultar las propuestas de los jugadores, es preciso ahondar en una definición y establecer el límite entre el software libre y el gratuito.

A raíz de que muchas empresas han traducido el free software como software gratuito, Nahim de Anda, presidente de la Asociación Mexicana de Software Libre (Amesol), disipa la confusión en la industria.

“Free Software consiste en que la licencia publica genérica (GPL, por sus siglas en inglés) establece cuatro libertades: distribuir el código, modificarlo, estudiarlo y usarlo, básicamente la licencia ahonda en cada punto”.

Por lo tanto, si hay que modificarlo se necesita el código fuente, lo mismo para estudiarlo. En dicha licencia nunca se habla de que se debe utilizar alguna tecnología en particular o que se deba cobrar o no. “Sólo se enfoca en esas libertades, entonces explícitamente la palabra free tiene la connotación en este documento de libertad, y no de gratis ya que en inglés es libre o gratis, es una mala traducción; esta es la razón por el cual se confunde que es gratis”, opina Nahim.

Sin embargo, el directivo precisa que el paradigma de negocio alrededor del software libre, obviamente, es diferente al propietario, el cual se cobra por licencia, por cada máquina que se tenga instala o el software en sí mismo.

En cambio, con el código abierto se puede cobrar por soluciones que establecen relaciones a largo plazo, por las modificaciones, adecuaciones y servicio que requieren.

Comunidad en crecimiento

Poco a poco, las soluciones y distribuciones en software libre, como Linux, Solaris, Java, Red Hat, entre otras, son elegidas por las empresas de mediano tamaño hacia arriba, con lo cual debe existir un amplio respaldo de gente capacitada y preparada para proponer mejoras al código fuente y a las aplicaciones ya realizadas como oppenoffice y otras.

En este sentido Paulo Kalapis, gerente de Mercadotecnia de Software para Latinoamérica en Sun Microsystems, comenta que la comunidad de desarrolladores está creciendo con calidad y madurez, “a nivel mundial existen alrededor de 800 mil desarrolladores de software que contribuyen al crecimiento de open source”.

De estas cifras, destaca que la edad promedio de estas personas es de 30 años y tienen aproximadamente 11 años de experiencia, 45% son desarrolladores profesionales y administradores con basta experiencia.

En Amesol existen empresas que ya llevan en el negocio de siete a 10 años instalando soluciones de software libre o de código abierto, “algunas nuevas, por ejemplo, Red Hat y Novell lo están impulsando con el desarrollo, implementación, adaptación e instalación de servidores”.

Detonadores de expansión

Bajos costos de adquisición, libertad de actualizar y migrar, estándares abiertos y pocos ataques a los sistemas de software libre son algunos de los argumentos que están favoreciendo la adopción de sistemas operativos libres.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, se requiere amplio conocimiento para mantener a punto los sistemas con software libre, lo cual es una oportunidad para la gente capacitada del canal.

Un factor que nadie tomó en cuenta en el repunte de estas tecnologías en México es el decreto de austeridad formulado por el gobierno federal para la reducción de costos y que, a la vez, incita a las instituciones a buscar las mejores opciones en rendimiento y productividad al menor costo.

En este sentido, Kalapis de Sun destaca que existen gobiernos que han propuesto en su legislación el uso mandatario del software libre, por ejemplo. “Venezuela utilizará open source y tiene dos años para hacer la transición; hay otros países como Argentina, Chile, Ecuador, Colombia y Perú que lo están implementando”.

En este sentido, De Anda destacó que el decreto de austeridad “es el botón que detonará a la industria”, porque en nuestro país no existía una neutralidad tecnológica, como la del decreto, lo que permitía que el software libre se detonara únicamente en la parte empresarial, no necesariamente en el hogar.

Ahora son las empresas y el gobierno quienes contribuyen a la adopción de estos sistemas; por lo tanto, las expectativas que se proyectaron hasta el 31 de diciembre del año pasado se invalidan, ya que el decreto modificará el escenario.

Oportunidad de negocio

Cabe destacar que la piratería juega un papel determinante ya que según cifras oficiales de la BSA alrededor de 70% del software instalado en empresas pequeñas y medianas es pirata, lo que afecta considerablemente a la economía de TI.

De Anda agregó que el software libre brinda a todas aquellas empresas que en este momento usan software pirata la oportunidad de reducir costos y operar dentro de los parámetros legales. Y dado que 90% de las computadoras de la PyME sólo ocupan procesador de textos, hoja de cálculo, Internet y otras aplicaciones que sí pueden pagar, el software libre representa para éstas una buena opción.

Muestra de ello, dijo el presidente de Amesol, es que “si la PyME tiene 10 computadoras y quiere pagar las licencias del sistema operativo propietario y un antivirus, gastaría entre nueve o 10 mil pesos; en cambio, bajo este esquema tendría que gastar de 90 a 100 mil pesos, lo cual es una cantidad fuerte que no pueden pagar tan fácil”.

Sin embargo el paradigma de negocio alrededor del software libre es diferente al del propietario, ya que por cada máquina en que se instale o por cada usuario se tiene que pagar licencia.

En este contexto es cuando el software libre abre la oportunidad para generar dinero alrededor de los servicios y aplicaciones, como son implantaciones, desarrollos, adaptaciones e instalación de servidores, pues año con año se manifiesta su crecimiento en la industria.

“La tendencia del software libre con respecto al propietario se dirige a la combinación de aplicaciones interesantes”, manifestó De Anda, “pues en ocasiones el software libre puede combinar aplicaciones del propietario, de tal manera que se paga la licencia o al revés, se puede tener el equipo con el sistema que la computadora de marca y aplicaciones de software libre. Esta combinación es la que se dará en escritorios de gobierno y algunas empresas, al menos en un corto plazo”.

 

Share via
Copy link
Powered by Social Snap