De trabajo y fiesta con Panduit

La compañía de cableado estructurado cumplió 50 años y 10 de celebrar su congreso ahora global de integradores de sistemas. Los distribuidores y los integradores estuvieron de plácemes en este foro de conocimiento, trabajo y diversión.

Los integradores de sistemas son el eslabón más importante de la cadena que entrega la infraestructura esencial para los negocios hoy en día. En ese sentido, Panduit y los patrocinadores del Congreso Global de Integradores de Sistemas (GSIC, por sus siglas en inglés) mostraron el estado del arte en la tecnología para la infraestructura.
El primer mensaje corrió a cargo de Rick Conelly, quien resaltó que la infraestructura de redes es un activo de gran valor y las ganancias de los negocios dependen de ella; es decir, las redes aumentan la productividad y creatividad de los empleados y proveen la plataforma diferenciadora para las tecnologías de información.
Conelly agregó que ya no se trata de hacer más con menos, sino de obtener más con menos, puesto que de eso dependen la supervivencia y continuidad de los negocios, así como su crecimiento, rentabilidad, la satisfacción de empleados y clientes, con servicios siempre disponibles en todo tiempo y lugar.
De ahí que la evolución es clave para la supervivencia pero las TI deben ser la palanca para determinar el éxito en vez del fracaso; mientras que la revolución es el requisito para apalancar la evolución; de ahí el lema del GSIC 2005: “Evolución con Revolución”.
Los proyectos llevados al extremo
Doug DeCarlo expuso la conveniencia de enfrentar la administración de proyectos de una forma radicalmente distinta, donde el cambio constante es no sólo deseable, sino altamente eficaz en la consecución de las metas.
La propuesta del señor DeCarlo parte de los límites o extremos a que un proyecto cualquiera puede llegar y los cuales podrían presuponer que el asunto se ha salido de control, cuando en verdad todos los cambios se realizan para obtener un resultado final deseable.
Sin embargo, eso requiere otros cambios dramáticos, sobre todo en la estructura de pensamiento de los líderes y administradores del proyecto.
Tan extremo es el cambio que significa pensar con el hemisferio derecho del cerebro en lugar del izquierdo; es dejar de lado el modo de pensamiento newtoniano para adoptar uno cuántico.
La administración de proyectos generalmente trabaja enfocada en los elementos y las preocupaciones de los varios aspectos de la gerencia acertada. Ante esto DeCarlo plantea que debe dejarse de lado ese modo de pensamiento lineal; si podemos superar la neurosis newtoniana, explica, podremos aprender que la “realidad manda en todo proyecto” y en cuanto no sabemos el propósito de esa realidad, lo trivial es lo que prevalece.
La manera de afrontar la velocidad, los cambios inesperados, la complejidad, los riesgos y las tensiones que emanan de los proyectos es emplear la administración extrema de los mismos, la cual puede entenderse con unas analogías: “los administradores extremos de proyectos montan y dirigen un brioso corcel en medio de una estampida o son como quien cambia la llanta ponchada de un automóvil en marcha, a 100km/h, y con un conductor ebrio”.
La mentalidad newtoniana busca resultados planeados en una dinámica lineal; la cuántica busca lograr resultados deseables en una dinámica plagada de saltos determinados por el cambio y la innovación
El conferencista refirió que los administradores de proyectos, aun cuando no sean los líderes de los mismos, son responsables de su éxito y por ello la metodología correcta es aquella que, estando enfocada en el negocio, pueda manejar la dinámica del proyecto y sus políticas, así como los conflictos e interacción de la gente.
DeCarlo compartió que la administración extrema de proyectos requiere aceleradores; valores compartidos; preguntas básicas de negocio (desde saber quién necesita qué y para qué, hasta contestar si vale la pena realizarlo), y cinco factores críticos para el éxito o cinco elementos básicos de un modelo flexible de administración de proyectos (visión, especulación, innovación, reevaluación y diseminación).
Al contrario de la mentalidad newtoniana, que busca resultados planeados en una dinámica lineal del proyecto, la mentalidad cuántica busca lograr resultados deseables en una dinámica plagada de saltos determinados por el cambio y la innovación.
En este sentido, según el mismo Doug, los proyectos extremos se caracterizan por dos o más de las siguientes: altas exigencias; plazos muy apretados; innovación como base fundamental; métricas del éxito basadas en resultados de fondo; burocracia intolerable y buena calidad de vida para quienes los realizan y los aprovechan.
DeCarlo trabajó en proyectos del mundo real, de los cuales la mayoría tenía requisitos agresivos de horario y calendario; no muy claros y que por naturaleza eran altamente cambiantes, contaban con recursos inadecuados y creaban tensiones dentro y fuera de los equipos de trabajo.
Para muchos de tales proyectos, las técnicas convencionales de administración eran inadecuadas y así desarrolló la administración extrema de proyectos para proporcionar un marco para conquistar el lugar de trabajo del proyecto, de acuerdo con la realidad y no con lo que se espera que sea.
De su conferencia se desprende que los proyectos convencionales se prestan a técnicas convencionales de administración tal y como la música clásica se presta a una partitura y a la batuta de un director de orquesta.
Sin embargo, la mayoría de los proyectos de sistemas son más como improvisaciones de jazz basadas en un tema e incluso cambian de tema varias veces en una ejecución.
El conferencista mostró las bases para tener éxito ante proyectos rápidos, impredecibles y estresantes, y compartió que la administración extrema de proyectos debe responder a tres sentencias: ¿quién hará qué para quién?, ¿cuándo se considerará terminado el proyecto?, y ¿por qué el proyecto soporta los objetivos de la organización?
Para finalizar, describió las imperativas para implantación de proyectos de sistemas: desarrollo y despliegue de tecnología; práctica de procesos y rediseño, así como adopción.
Los 50 y 10
Antes de concluir la primera noche, el director general de Panduit México y Latinoamérica, Carlos García, acompañado por Ron Partridge y Rick Conelly, dirigió unas palabras en medio de la algarabía de unos juegos pirotécnicos sobre la playa.
El motivo era celebrar los primeros 50 años de la empresa de infraestructura de cableado estructurado y los primeros 10 del GSIC.
Los trabajos, la diversión
La mañana siguiente continuarían los trabajos para cada grupo de integradores; identificados con gorras de colores, todos habrían de asistir a las conferencias y talleres, así como visitarían los stands de los patrocinadores.
Después del desayuno, los integradores trabajaron estrechamente con Anixter; APC; Cablofil; Cisco; Fluke; ABSA; Dice; Luguer; Optical Cable, y el propio Panduit, quienes mostraron su oferta, los lanzamientos y estrategias para los integradores asistentes.
Los integradores acudieron a las conferencias y cumplieron las dinámicas para ellos diseñadas, al final se vería el resultado: obtuvieron conocimiento, trabajaron duro pero con momentos de solaz y esparcimiento, como los que encontraron en la lúdica diseñada por ABSA y Luguer, la considerada en la organización del congreso y las fiestas a que acudieron.
El ritmo era frenético, había que acudir a más conferencias, presentaciones y talleres. Hubo paseos en moto hacia playas cercanas; hubo juegos en la alberca y, en la playa, los hermanos Guerra organizaron un palo encebado con premios para quien alcanzara la cima.
Los asistentes al stand de ABSA obtenían la oferta de Mitel en telefonía IP y podían jugar al mini golfito.
Era simple: combinar dinámicas de trabajo y juego para afirmar lo aprendido, así fue todos los días.
Al final, una cena sirvió de marco para entregar regalos a los integradores y reconocimientos a los patrocinadores. Terminaba el congreso y con éste iniciaba el retorno a los lugares de origen, donde se aplicarán los conocimientos obtenidos, donde habrá mucha más calidad al realizar y administrar proyectos de infraestructura que llevarán a las organizaciones a obtener beneficios tangibles y bases para la supervivencia y el crecimiento.

Que gane el canal
El primera etapa del programa “Administra y gana” fue un esquema desarrollado específicamente para el canal de distribuidores, a quienes Panduit brinda información de productos que todo proyecto y el mercado mismo requieren, “pero son considerados misceláneos; necesitábamos generar la sinergia de la entrega inmediata”, expuso Felipe Rabía, gerente de Ventas para México y Centroamérica.
La segunda etapa, que corre desde este mes, ya incluye al canal de integración, “a quien le damos distintos beneficios, entre ellos aproximadamente 50 números de parte enfocados a sujeción, administración, ruteo e identificación de infraestructura”.
Para ellos hay entrenamiento en las distintas líneas de productos, así como en las mejores prácticas de instalación y en el beneficio que obtendrían al utilizarlos.
“Los integradores tenían la percepción de que si utilizaban productos de alta especificación en los misceláneos se les iban a disparar los costos”, confirió Rabía.
Así que lo primero fue quitar esa percepción equivocada, porque de hecho se minimizan los costos y tiempos de instalación y los ciclos de mantenimiento: “si minimizamos estos tres factores el total es un proyecto con un costo menor y se incrementa la confiabilidad de la infraestructura”.
Además de lo cual se les ofrece un precio preferencial, tiempo de entrega prácticamente inmediato en cualquier parte del país, con una garantía de entrega de producto el mismo día.
Lo que se logra es acostumbrar al mercado a utilizar productos de especificación en los detalles.
Que gane el usuario final
Esos detalles, al momento de sujetar, identificar, rutear y administrar los cables, permiten entregarle al usuario final un costo de mantenimiento muy bajo. “Ese es el valor agregado que le ofrecemos al usuario final”.
La tercera etapa de este programa agregará al usuario final para que él sepa la importancia de tener la especificación adecuada hasta de los cintillos plásticos que instalan a lo largo de sus escalerillas, que sepan qué tipo de identificadores deben utilizar de acuerdo con su infraestructura, pues todo se debe identificar con diferentes elementos y nomenclaturas.
Se trata de que tengan un control absoluto de la administración de su infraestructura, expuso Rabía, quien agregó: “debemos comunicarles los beneficios de usar administradores en sus cuartos de telecomunicaciones, que tengan radios de giro para cordones de parcheo, que tengan puertas abatibles en organizadores verticales para agilizar cualquier movimiento, adición o cambio”.

En beneficio del usuario final
Se trata de que toda la cadena encuentre los requerimientos que tiene el usuario final y cuál esquema de servicio le pueden ofrecer el integrador, distribuidor y fabricante para atenderlos.
“Queremos demostrarles que tenemos la factibilidad para un total acceso, tiempo de entrega adecuado, un esquema de servicio y formamos parte de una cadena productiva que, de hecho, se considera parte de la organización del usuario final”, resaltó Rabía.
Habló de la certificación de su solución completa TX, a 25 años, en la cual Panduit no sólo certifica los productos sino certifica y garantiza el desempeño y la mano de obra.
Sólida presencia, máxima calidad
Panduit cumple 50 años en el mercado, 17 años en México, y abre nuevas oficinas de ventas a nivel nacional, como la inaugurada en octubre en León y que se suma a Cancún, Ciudad Juárez, Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Tijuana y Villahermosa. “Este contacto directo demuestra una permanencia garantizada”, afirmó el entrevistado.
Panduit es una compañía que cuida la calidad, y el producto que vende en México es el mismo en Estados Unidos o en cualquier otra ciudad del mundo.
“Tenemos plantas propias donde cuidamos la calidad de todo el esquema productivo. Ya estamos en 45 países y en más de 15 de ellos ya somos líderes”.
Preferencia del mercado
Más del 50% de los canales de integración que participaron en el GSIC participan año tras año; “eso demuestra la gran confianza que nos tienen, la estabilidad que tenemos y el nivel de compromiso que generamos. Queremos desbordar toda esta calidad y toda esta calidez a los requerimientos de los usuarios finales y estamos convencidos de algo: no somos capaces de mentirle al mercado y mucho menos al usuario final”.
Felipe Rabía agregó que la preferencia de los integradores se debe a factores muy simples: “Panduit es una compañía que les provee productos confiables, adaptables; una organización accesible, presente en cada ciclo de negocios; la empresa que les da la mejor visión de mercado; la que tiene nuevos productos; la que amplía su cartera de servicios; la que hace nuevos socios tecnológicos; la que tiene un esquema de distribución adecuado, la que tiene los productos en el tiempo y la forma en que ellos lo requieren”.
Ahí está resumida la filosofía de Panduit, al respecto de lo cual apuntó: “no somos dueños del mercado, ni de las visiones ni las ideas; las compartimos, las platicamos y el plan estratégico de nuestros usuarios finales y el nuestro se convierten en el de nuestros canales. Básicamente ésa ha sido la base del éxito de nuestra organización”.
Investigación y desarrollo
Panduit se enfoca en la administración del cableado, quiere que el usuario tenga el mínimo desgaste para administrar su infraestructura (desde la transmisión de información, accesibilidad y complemento de productos de los socios tecnológicos).
Obviamente hay altas exigencias debido a la convergencia, pues hoy se tiene sólo una línea para transmitir todas las aplicaciones y sus datos, incluso Ethernet industrial, que también pasará por esa misma única línea.
Ahora se tiene el trazado de un nodo el cual debe estar perfectamente instalado, debe tener las mejores condiciones de seguridad y las mínimas o nulas perturbaciones.
Para esto son fundamentales la energía, la tierra física y que sea una conexión perfecta y, lo más importante, lo que une a las tres, el proceso de instalación.

La conferencia
Carlos García, director general de Panduit México y Latinoamérica compartió con eSemanal los resultados de la décima edición del GSIC en Los Cabos, Baja California, del que dijo fue un congreso con mucha profundidad y donde se dio libertad a las personas para desarrollar su trabajo.
Al GSIC acudieron 650 personas y 480 integradores, y de México acudieron alrededor de 60%, el resto de Latinoamérica, Estados Unidos y Canadá.
“El mensaje que desearía me ayudaran a difundir al mercado es que Panduit busca la excelencia en la infraestructura, sobre todo en términos de retorno de inversión”, resaltó.
Aceptó que no son los únicos en el mercado, hay otras empresas que tienen la solución; sin embargo “no dejaremos de estar atentos a las necesidades de todos nuestros clientes. Le daremos más fuerza a la postventa, es una de las áreas que estamos trabajando porque realmente creemos que siempre hay cosas que aprender, y debemos prepararnos para el año que entra y las demandas que tendrán nuestros clientes”.
García aceptó que deberán buscar un balance en el contenido: entre el generado en inglés y contenido de calidad en español.
Latinoamérica, será referencia
En la región tenemos un pensamiento cuántico y en cuanto aprovechemos todo eso seremos el punto de referencia, externó García y agregó: “En Latinoamérica somos muy buenos en el servicio y esa forma no lineal de pensamiento que comentaba DeCarlo”.
En relación con el GSIC, Panduit ha pensado en migrar a otros países para darle más presencia en la región. El tema de la infraestructura era lo que les impedía hacerlo en otros países “y quizá vaya siendo hora de llevarlo fuera; lo pensaremos muy seriamente. Es un tema de decisión difícil pero haremos lo necesario para elegir adecuadamente la siguiente sede”.
García resaltó el lanzamiento de nuevos productos que traen muchos beneficios para los usuarios. Panduit demuestra la pasión para escuchar a los clientes, “quienes realmente son los diseñadores de nuestros productos. Eso nos ha permitido seguir innovando y tener muchos productos nuevos, los que siempre están disponibles cuando son anunciados o lanzados, porque el tema de la calidad es primordial para el propietario de la empresa. Siempre estamos aprendiendo del mercado y le damos la mejor calidad posible”, recalcó el directivo.
“La idea es ayudar a los integradores a reducir sus costos de mano de obra y los desperdicios de material que impactan muy fuertemente en el precio que debe pagar el usuario final; para quien el beneficio es el desempeño excelente y uniforme, por ejemplo en las nuevas terminaciones de fibra óptica con la herramienta Opti-Cam que anunciamos esta ocasión”, finalizó García.
El punto fundamental de este GSIC 2005 es que Panduit contribuye con su desarrollo para que los usuarios estén muy respaldados y puedan dar pasos adelante sin sacrificar sus diseños de infraestructura.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap