¿Importan, maquilan en México o mienten al usuario final?

Si bien, el país en todos los términos, votó hace algunos años a favor de un Tratado de Libre Comercio (TLC), cuya intención es dar más oportunidad a los productos hechos en México, y por ende, exportar, así como dar entrada a productos extranjeros, también es cierto un punto fundamental: México no necesita productos de baja calidad aunque tengan bajo precio.
Por el contrario, para competir como país en un mundo globalizado como el actual, es necesario ser exigentes en todas las industrias a todos los niveles, desde el proveedor, pasando por mayoristas y distribuidores, hasta el usuario final, para así obtener las mejores ofertas en el mercado.
No obstante, en la industria de las TIC, existe un problema por todos sabido, pero que pocos se atreven a revelar: el que existe en torno a los fabricantes de sistemas de energía ininterrumpida (UPS).
El problema no está en las compañías nacionales o internacionales que operan mediante parámetros de calidad y manufactura ampliamente reconocida. El caso atañe a empresas que afirman lo siguiente: venden sus UPS como hechos en México, cuando la realidad es diferente, ya que son manufacturados en países como Taiwán.
Hasta el momento hay pruebas, la Secretaría de Hacienda (SH) trabaja en el asunto; sin embargo, aún no han querido dar declaraciones. Mientras tanto, se ofrecen algunas opiniones y posturas de compañías fabricantes de UPS.
Menos impuestos piden los nacionales
Para compañías fabricantes 100% nacionales, es un tema poco equitativo el que se vive en torno a los UPS, ya que “es injusto que a los fabricantes se les cobre impuesto de importación por algunas materias primas a un costo superior del producto ya terminado, la situación es que los impuestos deben ser cobrados igual que la materia prima”, mencionó Jaime Catán, director Comercial, de Industrias Sola Basic (ISB).Jaime Catán. .
La situación de la llegada de productos procedentes de países asiáticos, ya sea en su totalidad o sólo algunas partes para ser manufacturados en México, ha dado cabida a la consabida baja de precios en beneficio del usuario final.
Sin embargo, pagar poco no siempre es la mejor alternativa y será tarea del canal de distribución, por medio de su experiencia, hacer llegar al usuario productos de calidad a precios accesibles.
En el caso de ISB, Catán mencionó que se han visto en la necesidad de prescindir un nuevo modelo de no break debido a lo competido de los precios: “Existen en el mercado productos que no tienen regulador integrado y para competir con ellos hemos sacado uno de nuestros modelos. Se está degradando el mercado”, afirmó.
Con respecto a esto, Yuriria López, gerente de producto de Koblenz, mencionó que la compañía siempre ha trabajado bajo una misma filosofía: “Dar al mercado lo que realmente necesita” por lo que reprueba totalmente las acciones de fabricantes que no cumplen la ley.
En lo que respecta a Koblenz, López explicó que la compañía ha interpuesto quejas ante las autoridades correspondientes y, a pesar de estar conformes con las acciones que el Gobierno Federal ha emprendido, consideran que ha sido un proceso largo.
Cabe señalar que eSemanal por poco mas de un mes se dio a la tarea de localizar a directivos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) con respecto al tema de los impuestos y a personal de la Comisión de Aduanas para el tema de las importaciones; sin embargo, después de un mes se negaron a dar entrevistas.
¿Precios bajos a costa de la calidad?
En últimos años se ha visto más notable el incremento del nacimiento de compañías dedicadas a este nicho de mercado, y sus propuestas han revolucionado el entorno de los UPS, principalmente con la baja de precios.
Por ello, los fabricantes que han dominado el mercado durante varios años se han visto en la necesidad de renovar sus estrategias.Luis Pérez. .
Luis Pérez, director general de APC, confirmó que es una realidad la aparición de nuevos competidores que han recrudecido la situación del mercado y sobre todo: “Hay una aparición importante de productos de origen chino con el espejismo de que los precios bajos llegan y se meten al mercado”.
Además de restar empleos y poner en jaque al mercado, los productos que se han logrado introducir, a decir de algunos entrevistados, no van acorde a las necesidades y sensibilidad de los usuarios mexicanos pero, una vez más el factor precio es el gancho para atraer al mexicano.
“El cliente mexicano es muy sensible en la parte de precio pero el riesgo es grave y más cuando se da cuenta que no hay cómo asegurarse de que la calidad, las garantías y el servicio están respaldadas”, dijo Pérez.
También, Ricardo Mones, director general de Tripp Lite México, expresó sus comentarios y mencionó que siempre han existido marcas que llegan con atractivos precios, pero a final de cuentas, el distribuidor y el usuario se dan cuenta y la marca desaparece.
“Así recuerdo a empresas como Cyberpower, Enregy Power, Jetech, Aitc y hasta ViewSonic intento junto con otros más, pero estos equipos son baratos porque no tienen tecnología detrás”, apuntó.
Otra compañía que ha cambiado sus procesos es PTI, que cuenta con 15 años de presencia en el mercado mexicano y, a decir de Gisela Rodríguez directora Comercial de la compañía, la situación es muy diferente a la que encontraron cuando nació la empresa.
Ricardo Mones. .
En la actualidad, PTI ha cambiado la estrategia como respuesta a la situación que vive el mercado: “Ahora nuestros procesos son diferentes, parte de los insumos vienen de Taiwán, otros son nacionales y aquí se ensamblan”.
Con respecto a esto, Catán de ISB, en la entrevista con eSemanal mencionó que existen pruebas de malas acciones de algunas compañías fabricantes:
“Todos los que dicen que traen algunas partes de Asia mienten y traen el equipo completo de Taiwán. Existen pruebas y los pedimentos de importación; ni siquiera las etiquetas las hacen aquí y es algo que muy pronto saldrá a la luz ya que no es un problema de pagar o no impuestos, el problema esta en decir que los productos se hacen en México y no es así”, dijo.
Por su parte, Mones agregó: “Hay marcas que son totalmente chinas tanto en diseño como en fabricación que vienen a México y son productos reetiquetados diciendo solamente que fueron ensamblados en el país o en Estado Unidos, lo que es totalmente falso”.
Las diferencias de lo hecho en México y lo importado
Hablando en términos de calidad, cada compañía defiende su marca. Existen empresas que cuentan con infraestructura suficiente para abastecer algunos sectores del mercado y, a la vez, dar servicio y soporte a sus clientes mayoristas y resellers.
Asimismo, cada fabricante cuenta con recursos diferentes, unos son más pequeños o grandes que otros, sin embargo, cada quien sabe a la perfección hacia quién quiere dirigirse en torno al conocimiento del mercado y los volúmenes que su infraestructura le permite desplazar.
Un punto importante a rescatar es que cada fabricante debe adecuarse a las necesidades del mercado y realizar pruebas de acuerdo a los estándares de energía en México.
Por lo que respecta a APC, la compañía cuenta con fabricas propias en diferentes países del mundo, pero en México no; sin embargo, Pérez afirmó que sus productos cuentan con las especificaciones y la nomenclatura de cada país.
“Los voltajes de operación, hablando de UPS son muy específicos y diferentes para cada país. A México le corresponde cierto tipo de estándares que regularmente coinciden con los de Estados Unidos que son productos Nafta”, dijo el directivo de APC.
Otro de los fabricantes que no maquilan sus productos en México y los trae de sus plantas en otros países es Powercom, que desde hace dos años llegó a territorio mexicano con precios atractivos para el usuario.
Andy Chen, director general de la compañía, afirmó que sus productos son procedentes de Taiwán y China en su totalidad, pero dejó en claro que no participan en ningún ilícito y las especificaciones de procedencia vienen estipuladas en cada producto que ponen en el mercado.Andy Chen. .
También reveló que esperan para el próximo año, establecer una fabrica ensambladora en el país, lo que les permitirá tener más presencia y crecimiento en su participación de mercado: “Nuestra primera acción al llegar a México, fue establecer centros de servicio. Por otra parte, tenemos el suficiente inventario en bodega para abastecer a nuestros clientes”.
En el caso de ISB, es bien sabida la trayectoria; mantienen una gran planta productora en el oriente de la ciudad y garantizan la confiabilidad de sus productos.
Otro de los puntos en la mesa de discusión ha sido que, en algunos casos, las empresas disponen de productos sin diferencias aparentemente físicas, es decir, que el proveedor asiático resulta ser el mismo y las características físicas son las mismas.
En torno al tema, Rodríguez explicó que en el caso de PTI que importa los insumos, puede darse el caso en el chasis, por ejemplo, “la realidad es que sí, la mayoría son similares en cuestión de medidas y material, pero hace falta ver más allá del producto físicamente. Estamos haciendo un gran esfuerzo para evitar la confusión”.
Mones comentó: “Datashield (PTI) es un producto 100% chino y se dice con contenido nacional sólo porque quizás le ponen la batería en México y una etiqueta. En el caso de Powercom, es total mente chino y pretende entrar en licitaciones donde se exige que el producto venga de países del Tratado de Libre Comercio”.
Para leer el artículo completo suscríbase a eSemanal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap