Seis predicciones de negocio para 2018

Compartir nota

Por Peter McKay, CEO de Veeam:

1) Esperamos más ofertas públicas iniciales en tecnología en 2018, la mayoría de las cuales no tendrán éxito. Actualmente, existe un enorme número de compañías que utilizaron millones de dólares en financiamiento de capital de riesgo y están desesperadas por cotizar en bolsa, pero debido a que las condiciones no han sido favorables para ellas, aún siguen estando al margen. Sin embargo, esta posición no durará para siempre, ya que los inversionistas de capital de riesgo de dichas compañías deben dar retornos a sus socios, y el plazo para el pago está cada vez más cerca. Desafortunadamente, estas compañías cotizarán en bolsa no porque sus negocios sean lo suficientemente maduros para hacerlo, sino porque no hay otra forma en que los inversionistas liquiden la deuda. Como resultado de esto, veremos el mismo bajo desempeño de las empresas de tecnología que recién cotizan en bolsa desde 2017.

2) Prácticamente todas las grandes organizaciones se convertirán en compañías de software. Con esto no quiero decir que las bienes raíces, la agricultura y las empresas de bienes de consumo de repente darán un giro para vender productos de software. Cada organización con la que hablo se vuelve cada vez más una empresa de software en su núcleo: quieren usar inteligencia artificial para analizar big data y poder identificar de mejor forma las tendencias de los clientes; buscan automatizar su cadena de suministro para que sea más flexible y eficiente, y desean rediseñar sus centros de datos para que puedan desarrollar nuevos servicios digitales de forma más rápida y ágil. Además, los clientes, empleados y grupos de interés esperan una experiencia digital para cada aspecto de su vida, tanto personal como profesional. Las organizaciones que no la pueden brindar quedarán rezagadas. Entonces, e incluso si los ingresos de una compañía provienen de vender papas a la francesa, congeladas o condominios remodelados a la orilla del mar, el éxito de sus negocios dependerá cada vez más de la calidad, tanto de su TI como de su producto o servicio.

3) El dinero inteligente para capital de riesgo comenzará a alejarse de “unicornios” para acercarse a nuevas empresas. Habrá un enfoque con más interés en nuevas empresas inteligentes, donde la fijación de precios es más favorable y las oportunidades son mejores. Además, están financiando estas organizaciones desde sus inicios y les están dando apoyo hasta liquidar su deuda, sin formar un consorcio con otros inversionistas. Los capitalistas de riesgo están invirtiendo en un inicio y haciendo menos apuestas en general, pero las inversiones que realizan son más duraderas y de mayor impacto.

4) Las grandes empresas no se moverán 100% a la nube en 2018. De hecho, no se acercarán en lo absoluto a esta cifra. Ciertamente, las juntas directivas y los CEOs están tratando de impulsar una estrategia “centrada en la nube” cuando se trata de inversiones en TI,  pero los directores de información nunca van a colocar todas sus aplicaciones y datos en la nube. Ciertamente, veremos una mayor adopción pero mi percepción es que, al final, pasaremos de cerca del 30% de aplicaciones y datos en la nube a sólo un poco más de la mitad. Por otra parte, las PyMEs están moviéndose hacia la nube, principalmente a través de aplicaciones. Es decir que ya no tendrán aplicaciones en el lugar de trabajo, sino que adquirirán Salesforce u otras aplicaciones bajo un modelo de software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés). La gran mayoría de las aplicaciones en la nube críticas de muchas empresas de este sector estarán en la nube para finales de 2018.

5) A medida que Estados Unidos se retira de tratados comerciales internacionales, otras regiones comenzarán a tomar la delantera en negocios globales. Cada vez con más frecuencia, Estados Unidos se retira de acuerdos de cooperación internacional, donde tratados comerciales (como el TLCAN) pasan a primer plano en este retroceso. Si estos acuerdos llegan a su fin, otros países no dudarán en aprovechar la situación. China y la Unión Europea llenarán el vacío de liderazgo, poniendo en desventaja a empresas estadounidenses y ubicadas en EU en el área de comercio global.  

6) La principal prioridad de las organizaciones será evitar interrupciones y fallas en los sistemas. El Reglamento General de Protección a Datos (GDPR, por sus siglas en inglés) en la Unión Europea y regulaciones similares en otras regiones, ahora requieren que las organizaciones den informe cuando sufren alguna interrupción o falla. Aunque anteriormente existía el requisito, ninguno era tan fuerte como lo que se verá el año próximo. Antes, uno era un buen ciudadano por reportar; ahora, es un mal ciudadano si no lo hace, y además será acreedor a penas graves. En vista del daño que las violaciones a Equifax y Yahoo provocaron en las marcas de estas compañías, podemos apostar que una de las principales prioridades de los CEOs en 2018 será prevenir interrupciones, violaciones y fallas de sistemas.

contactame@esemanal.mx

 

Compartir nota

Autor Redacción