La tecnología como protagonista del nuevo comercio

Compartir nota

Maurício Trezub

Por Maurício Trezub, Director de e-commerce de Totvs:

Con el empoderamiento de un nuevo consumidor, el millenial, vivimos de cerca una transformación en la manera de ejecutar el comercio en México y en el mundo. Podemos afirmar que ya se inició una reorganización del sector, dando lugar a un nuevo mapa del comercio global. El informe de Deloitte, “Los Poderosos del Comercio Global – El arte y la ciencia de los clientes” – 2015, muestra que en los próximos años habrá importantes cambios de escenarios.

Lo relevante ha sido Amazon, que figuró por primera vez en el top 10 del ranking y que, con una proyección de sus tasas de crecimiento, en apenas tres años, debe convertirse en la segunda mayor empresa minorista del mundo, cerca de Walmart, que ocupa el liderazgo desde hace un buen tiempo. La verdad es que quien tenga un nuevo ojo sobre cómo entregar productos y servicios, a través de experiencias diferenciadas a los consumidores, saldrá adelante.

Si antes algunas tecnologías eran consideradas futuristas, hoy pasan a ser desarrolladas e incorporadas por el comercio de forma mucho más accesible y totalmente viable. La robótica, por ejemplo, sirve para la automatización y llega más barata y humanizada para la operación del comercio, o para la vigilancia y monitoreo de estacionamientos, incluso, para una atención previa y personalizada a los clientes en la entrada de una tienda, entre otras aplicaciones.

Otra tecnología emergente es la realidad virtual. El comercio alimentario europeo tiene una iniciativa de comercio electrónico combinada con la realidad virtual aumentada. El cliente accede al portal de ventas online, y usando las gafas dentro de casa, pasea por los pasillos del supermercado, como si estuviera en una tienda física, con la ventaja de tener información proporcionada por el sistema a su disposición, como recetas y hasta hábitos de consumo de sus amigos. Finalizada la compra, el consumidor paga y recibe los productos en casa.

El e-commerce se consolidó como pieza clave de la transformación del comercio, agregando, cada vez mayores partes en las ventas totales. En el caso de México, siete de cada diez internautas mexicanos resultaron ser compradores digitales, según reportes de operaciones de compra realizadas de mayo a julio de 2016. El gasto promedio trimestral en todos los dispositivos y categorías no asociadas a viajes fue de 6535 pesos, aproximadamente 2,178 pesos gastados en línea por mes, según datos de la Asociación Mexicana de Internet. La demanda ya se ha preparado para comprar online, hablamos de consumidores millenials, totalmente conectados. Pero la oferta de muchos segmentos todavía está a muchos pasos de esa realidad.

La tecnología digital es fundamental para que el minorista innove la entrega de su marca, y por lo tanto, proporcione nuevas experiencias. El consumidor dicta las reglas sobre lo que espera y corresponde a las empresas transformarse para superar esa expectativa. Hay una nueva lógica de consumo para los negocios y la tecnología pasa a ser protagonista y no más pieza complementaria en el proceso de ventas. Uber, por ejemplo, no posee autos, sino una plataforma tecnológica. Facebook, no crea contenido, pero ofrece una herramienta en línea. Alibaba, no tiene stock y es un gigante de comercio virtual. Airbnb no compró una sola cama y es el servicio de hospedaje más grande del mundo.

La transformación del comercio global es palpable. La experiencia nada menos que sensacional es lo que el consumidor espera, y de forma rápida, va a descartar de sus elecciones marcas que no realicen esa entrega.

Soportada por una estrategia bien definida, la tecnología es la única forma de satisfacer estas expectativas. Acertar en el uso de esas herramientas y plataformas es lo que hace de estos recursos los astros principales capaces de transformar el mercado y encantar al consumidor.

 

contactame@esemanal.mx

Compartir nota

Autor Redacción