Diez razones para comprar una cámara de red

Axis Communications presenta este artículo que busca examinar 10 diferencias importantes y funcionales entre las cámaras de red actuales y sus antecesoras las analógicas, con el fin de orientar a los clientes al realizar futuras compras.

 

1. Fin a los problemas de entrelazado

Una cámara analógica de resolución 4CIF tiene un problema con el video entrelazado. Esto es porque con la señal del video analógico las imágenes están compuestas por dos campos, uno con las líneas pares y otro con las líneas nones. Es por esto que cuando captamos una escena con mucho movimiento, la imagen resulta borrosa (los objetos son captados en dos diferentes momentos, uno en el campo de las líneas nones y otro para las líneas pares). Una cámara de red puede emplear la tecnología de “barrido progresivo”, la cual es ideal para captar objetos en movimiento. Está tecnología obtiene cada píxel y cada línea de datos de la imagen de manera secuencial, lo que produce una imagen completa. Los objetos en movimiento captados no se dividen en campos separados como ocurre en el barrido entrelazado.

 

2. Ahorro y confiabilidad en la alimentación PoE (Power over Ethernet)

El estándar IEEE 802.3af de Energía por Ethernet (PoE) ha probado ser exitosa gracias a los ahorros que ofrece, ésta no se encuentra disponible para las cámaras analógicas, PoE implica que los dispositivos de red obtienen la energía de una toma habilitada para PoE o midspan a través del mismo cable estándar de Categoría 5 que transmite los datos y el video. Debido a que se trata de un estándar todos los equipos son compatibles, esto trae beneficios para los usuarios finales. Además en una aplicación de vigilancia con PoE, las cámaras pueden recibir energía de respaldo centralizada desde el cuarto de servidores, de modo que en caso de una falla eléctrica continuarán operando.

 

Gracias a la tecnología PoE, el mismo cable de red puede usarse tanto para datos de video como alimentación eléctrica, lo cual permite un ahorro de costos de instalación y cableado. Asimismo, PoE permite habilitar la calefacción y/o ventilación de la cámara integrada sin necesidad de cables adicionales. Incluso tendrá disponible más energía a través del cable de red con el estándar IEEE 802.3at – también llamado “Hi PoE” – que permitirá también soluciones de PoE para cámaras de red de domo PTZ más avanzadas así como otras aplicaciones que consumen energía.

 

3. Resolución megapíxel y funciones HDTV

Las cámaras analógicas están apegadas a especificaciones NTSC/PAL, con una resolución que corresponde a 0.4 megapíxeles a 4CIF. Por otro lado, los requerimientos de capacidades de alta resolución se han vuelto comunes dentro de las aplicaciones de vigilancia ya que brindan más detalle y cubren áreas más grandes que las cámaras analógicas tradicionales. Esto asegura que la inversión en los sistemas de seguridad no se desaproveche dado a que ahora se puede ver la cara del responsable o de lo que lleva consigo. Gracias al HDTV o megapíxiel, los tiempos de investigación se reducen y el video almacenado revela imágenes detalladas. Asimismo, la mayor resolución de la cámara de red permite funciones como girar, subir o bajar y hacer acercamientos de modo digital.

 

Las principales cámaras de red actualmente ofrecen capacidades completas de HDTV de acuerdo con los estándares SMPTE y HDTV, entre las cuales incluyen: Resolución de 1280×720 ó 1920×1080 píxeles en formato 16:9; velocidad de cuadro de 25/30 y/ó 50/60 fps y un espectro de color más amplio que la TV estándar.

 

4. Inteligencia al nivel de la cámara

Las cámaras de red pueden tener detección de movimiento integrado y administrar alarmas para que la cámara decida cuándo enviar video, a qué velocidad de imágenes por segundo y a qué resolución, también cuándo alertar a un operador específico para monitorear y/o responder la alarma. Otra aplicación útil del video inteligente es la alerta de anti manipulación o anti vandalismo, que permite a la cámara enviar automáticamente una alerta cuando no está totalmente funcional, por ejemplo, debido a que sea dirigida a otro lado, se pinte con aerosol, se desenfoque, obstruya o sufra otro daño externo.

 

Incluso se están integrando a las cámaras algoritmos más inteligentes – tales como reconocimiento de placas, conteo de personas, rastreo de objetos, etc. La inteligencia al nivel de la cámara permite un medio más productivo y eficiente de vigilancia. La cámara de red también resuelve otro nuevo dilema: la escasez de poder de cómputo para analizar dos o más canales en tiempo real. Las cámaras de red tienen hardware altamente integrado que se destaca en las tareas de análisis de imágenes, permitiendo así la instalación de sistemas de video inteligente a gran escala.

 

5. PTZ integrado y control de entrada/salida

Con una cámara PTZ analógica, la comunicación en serie que controla el movimiento PTZ requiere de cableado independiente al de la señal de video lo cual es costoso y tardado. La tecnología de las cámaras de red permite el control de PTZ a través de la misma red que transporta el video. Con una cámara de red de domo PTZ, los comandos PTZ se envían por la red IP, lo que se deriva en ahorros e incrementa la flexibilidad. Además, las cámaras de red pueden integrar señales de entrada y salida para alarmas y control de acceso. Todo esto se equivale a utilizar menos cable, menos dinero, aumento de la funcionalidad y potencial de integración.

 

6. Audio integrado

Con un sistema analógico el audio no es posible al menos que usted quiera establecer líneas de audio separadas al DVR. Una cámara de red resuelve esto al capturar el audio en la cámara, sincronizarlo con el video o incluso integrarlo en la mismo flujo de video y devolviéndolo después para el monitoreo y/o grabación a través de la red. El audio también puede ser bidireccional para permitir la comunicación a través de los altavoces. Dichas capacidades son fáciles y económicas de instalar pero sólo con una cámara de red. Además, las cámaras de red con audio integrado pueden usarse para activar automáticamente grabaciones o alertas cuando el nivel de ruido exceda los valores predeterminados o sea detectado en horarios no habituales.

 

7. Comunicación segura

Con una cámara analógica, la señal de video se transporta a través de un cable coaxial sin cifrado ni autenticación. Así, cualquiera puede interceptar el video o peor aún remplazar la señal de una cámara con otra señal de video. En un escenario de video de red, la cámara puede encriptar el video que se está enviando a través de la red para asegurar que no pueda ser visto o manipulado; eliminando así la posibilidad que alguien interfiera en la línea. La cámara de red también puede agregar “marcas de agua” encriptadas a la transmisión de video con información de la imagen, la hora, el lugar, los usuarios, las alarmas y más, para asegurar una evidencia. También hay un estándar para la autenticación: el IEE 802.1X, que ha sido ampliamente adoptado en el mercado. Funcionalidad que la cámara analógica no ofrece.

 

8. Opciones flexibles y accesibles de infraestructura

El video analógico se transmite típicamente a través de cable coaxial, o fibra o por medios inalámbricos; en todos estos métodos influye la distancia y esto repercute en la calidad de imagen. Agregar energía, entradas/salidas y audio complica más esta situación. Los sistemas digitales estándar basados en IP superan estos obstáculos a costos mucho menores y con más opciones. Al igual que ver las imágenes de los sitios Web desde cualquier lugar del mundo, la cámara de red produce imágenes digitales, de modo que no hay reducción de la calidad debido a la distancia.

 

9. Una verdadera solución digital

El sensor CCD de una cámara analógica genera una señal que se digitaliza por un convertidor A/D para hacer posible la función de mejoramiento de las imágenes en un procesador digital de señal. La señal se convierte de nuevo a analógica para transportarse por un cable coaxial. Finalmente en el DVR la señal se digitaliza una vez más para grabarse. En total son al menos tres conversiones con lo que la calidad de la imagen se degrada. En un sistema de cámara de red, las imágenes se digitalizan sólo una vez y permanecen así, sin conversiones ni degradación de imagen.

 

10. Menor costo total de propiedad

El precio inicial de una cámara de red puede en efecto ser más alto, si uno compara sólo la cámara, pero compare el costo por canal de video y la cámara para red, con toda su flexibilidad y desempeño, se vuelve comparable con un sistema analógico anclado a un DVR. Los estudios muestran que en los sistemas con más de 32 cámaras, el costo de un sistema de vigilancia basado en cámaras de red es incluso menor cuando se compara con las opciones analógicas. Y esto es sólo si no hay una infraestructura IP previamente instalada – si la hay, un sistema basado en IP siempre representará un costo menor. Este menor costo total del sistema de cámaras en red es resultado principalmente de la combinación de aplicaciones disponibles y de las opciones de almacenamiento que pueden ejecutarse sobre servidores basados en sistemas estándares y abiertos, y no sobre hardware propietario como un DVR.

 

Esto reduce radicalmente la administración y los costos de equipo, en particular para sistemas más grandes en los que el almacenamiento y los servidores son una parte importante del costo total de la solución. Los ahorros de costos adicionales se derivan de la infraestructura utilizada. Las redes basadas en IP como Internet, LAN y varios métodos de conexión como los inalámbricos pueden aprovecharse para otras alternativas además del cable coaxial y la fibra. Con esta última posible objeción a las cámaras de red y que ha quedado resuelta, ¿qué lo detiene?

 

Si usted se pregunta por qué su proveedor de cámaras analógicas no le ha dicho cómo la cámara de red se compara tan favorablemente ¿No sacaría usted el tema si no tuviera mucho qué decir?

 

[email protected]

Share via
Copy link
Powered by Social Snap