Descubren una ciberamenaza avanzada cuyo reto es el ciberespionaje: Flame

Kaspersky Lab descubrió un programa malicioso utilizado de forma activa como arma cibernética para atacar distintos organismos en varios países. La complejidad y la funcionalidad del programa superan a los de todas las amenazas cibernéticas conocidas hasta la fecha.

 

Durante una investigación impulsada por la ITU, la agencia de las Naciones Unidas para la Información y la Comunicación Tecnológica. El programa malicioso, detectado como Worm. Win32. Flame, está diseñado para llevar a cabo ciberespionaje. Puede robar información valiosa, incluyendo contenidos de la pantalla de la computadora, información sobre los sistemas específicos, archivos almacenados, datos de contacto y conversaciones, incluso de audio.

 

La investigación independiente comenzó tras una serie de incidentes con otro, aún desconocido, programa de malware – llamado Wiper –  que ha borrado los datos de computadoras en la región de Asia Occidental. Este programa malicioso está aún por descubrir, pero durante el análisis de estos incidentes los expertos de Kaspersky Lab, en coordinación con la ITU, se encontraron un nuevo tipo de malware, ahora conocido como Flame.

 

A pesar de que las características de Flame no son como las de anteriores armas cibernéticas, como Duqu y Stuxnet, la geografía de los ataques, el uso de vulnerabilidades de software específicos y el hecho de que las computadoras seleccionadas estén en el punto de mira indica que Flame pertenece a la misma categoría de súper ciberarmas.

 

En un comunicado, Eugene Kaspersky, CEO y co-fundador de Kaspersky Lab, afirmó: «La amenaza de la guerra cibernética ha sido uno de los temas más graves en el área de la seguridad de la información desde hace varios años. Stuxnet y Duqu pertenecían a una sola cadena de ataques, lo que incrementó las preocupaciones relacionadas con la ciberguerra en todo el mundo. El malware Flame parece ser una nueva fase en esta guerra y es importante entender que este tipo de armas cibernéticas se pueden utilizar fácilmente en contra de cualquier país. A diferencia de la guerra convencional, los países más desarrollados son en realidad los más vulnerables en este caso».

 

El propósito principal de Flame parece ser el ciberespionaje y el robo de información de los equipos infectados. Dicha información es enviada a una red de servidores C&C ubicados en diferentes partes del mundo. La variada naturaleza de la información robada, que puede incluir documentos, imágenes, grabaciones de audio y una intercepción del tráfico de red, lo convierte en uno de las más avanzadas y completas herramientas de ataque que se haya descubierto.

 

Por su parte, Alexander Gostev, director de Expertos en Seguridad en la compañía, indicó: “Uno de los hechos más alarmantes es que la campaña de ciberataque de Flame está actualmente en fase activa y su operador está vigilando los sistemas infectados, reuniendo información y dirigiéndose a nuevos sistemas para conseguir sus desconocidas metas”.

 

[email protected]

Share via
Copy link
Powered by Social Snap